Como se puede observar el periodismo argentino manejaba en forma muy particular la información que transmitía al gran público, algunos ignorando la realidad y guiándose por los boletines que suministraba el gobierno, y otros, los más, mentían a sabiendas, tratando de congraciarse con el poder militar de turno. Se exageraban los logros y se acallaban las pérdidas y la cruel realidad que acontecía en las Islas.  Así es como el pueblo Argentino recibe posteriormente con asombro e incredulidad,  el hecho de la rendición, ya que supuestamente se estaba ganando la guerra.-