RENOVACIÓN DE LA ARMADA

 

La Armada Argentina, fue receptora al final de la guerra, de gran parte de equipo moderno. El portaaviones ARA 25 de Mayo recibió e incorporó (hasta su desafectación definitiva del servicio) un grupo aéreo compuesto por 18 modernos Dassault-Breguet Súper Etendart. También fue reforzado el escuadrón de submarinos, con la incorporación de las dos primeras unidades del tipo "TR1700", más adecuados para misiones de largo alcance, incluida - según se cree - la posibilidad de operar tan al norte, como la Isla Ascensión, e incluso tras repostar adecuadamente en el mar, en las cercanías de Gibraltar. Se han eliminado los antiguos destructores exnorteamericanos, de la segunda guerra mundial ( aunque armados con misiles Exocet) y se los reemplazó por modernas unidades. En 1983 se incorporaron  "MEKO 360 " Destructores de moderno diseño cuya principal característica es lo novedoso de su sistema de construcción modular, que permite una rápida y económica modernización, ya que sólo se reemplaza el sistema que resulte obsoleto, manteniéndose la estructura del casco y las maquinarias, las que resultan siempre mucho más duradero que el resto de los elementos. También se incorporaron seis modernas fragatas tipo "MEKO 140" armadas con Exocet MM 40  que se suman a tres fragatas francesas " Clase  A 69" adquiridas a finales de los `70.  El armamento portátil y liviano que equipa a la infantería de marina, tiene las mismas características que el que incorpora el ejército,  en cuanto al armamento pesado, difiere ligeramente . Los escuadrones de ataque han sido entrenados específicamente, para misiones antibuque, los Súper Etendart, equipados con misiles Exocet AM 39 y los A4Q  Skyhawwk con bombas de hierro Snakeye de 227 Kg. de alta resistencia al aire, y ASM de producción local , La Argentina es el tercer cliente extranjero en importancia del Exocet, ya que a comprado 212   ( MM 38 - AM39  y  MM40 )        

Actualmente (2008) Esta fuerza al igual que sus contrapartes del Ejército y la Fuerza Aérea Se encuentra privada de los recursos económicos  que le permitirían operar mínimamente . Incluso luego del siniestro acaecido en el Rompehielos Ate Irizar, no se cuenta con medios para la debida atención de nuestras bases antárticas en época invernal.