"...Una aventura colonial apoyada por una poderosa fuerza militar, no puede ni debe tener posibilidad alguna de realización en este momento y en ningún lugar del mundo. Menos aún puede tener lugar, poniendo en grave peligro, la paz y la seguridad de América. Es ilegítimo, es amoral y es anacrónico. Nuestra respuesta, debe ser clara e inmediata. La flota británica tiene su lugar en otra parte del mundo y el colonialismo en ninguno: es una tragedia del pasado".

(párrafo del discurso del Canciller argentino Nicanor Costa Méndez el 26 de Abril de 1982 en la OEA)

 

 

PREPARATE A LEER ,DESCUBRIR Y COMPRENDER

En el siguiente relato se procura sintéticamente llevar una cronología de los hechos y las distintas circunstancias que marcaron el desarrollo del conflicto, encontrarás varios hipervínculos que te mostrarán fotos y notas adicionales.

Existen ciertas preguntas que casi todo argentino ávido de conocimientos sobre la guerra de Malvinas desearía formular, ya sea a un ex combatiente o a otra cualquier persona con relación e ingerencia directa en el conflicto. Los autores las hicieron a muchas personas con quienes se procuró recopilar material para este trabajo. Los hechos publicados  no son la opinión de ningún experto (salvo aclaración en contrario) cuanto mucho deben servir como guía pues no hay respuestas  definitivas de una absoluta seguridad mientras se está en una guerra.

Los testigos en una guerra o conflicto bélico en general, casi nunca pueden tener una visión completa del mismo y menos aún describirlo objetivamente. El investigador, sin embargo, logra juntar miles de pequeñas evidencias e informes y como experto imparcial, puede llegar a una conclusión sobre el tema.        

En éste trabajo que trata de ser fiel a los informes obtenidos de diversas fuentes, podremos comparar desde distintos ángulos el comportamiento de personal militar, oficiales, suboficiales y soldados, éstos últimos "colimbas" como se les llamaba, pues se encontraba vigente la ley del servicio militar obligatorio (derogada posteriormente durante la primera presidencia del Dr. Carlos Saúl Menem)

El argentino,"exitista" por naturaleza, rechaza y no reconoce esfuerzos que no se vean coronados por el éxito, llegando a ignorar y en muchos casos a despreciar, a excombatientes que arriesgaron sus vidas para defender la patria, por que en definitiva de eso se trataba.

Se cometieron innumerables errores tácticos y de concepto, principalmente en el desempeño del ejército, por moverse con sistemas perimidos heredados de la segunda guerra mundial, como defensa estática y ocupación de terrenos altos exclusivamente.

Con referencia a esto, el ministro de guerra británico John Nott, diría en una conferencia de prensa luego de la rendición, al requerírsele una opinión sobre el hecho de que los argentinos habían concentrado prácticamente todos los efectivos en un apretado cinturón en derredor de Puerto Argentino, "actuaron como se actuaba en la edad media, cuando se defendían los castillos y se descuidaban sectores importantes."

El campo de guerra moderno deja esos parámetros de lado, siendo suplantados por ejércitos más pequeños, con alta movilidad principalmente aérea (helicópteros) y apoyados por moderno armamento y elementos de detección (focal, por infrarrojos) y electrónicos (radares, telémetros láser, etc.) por otro lado no se concibe un escenario de combate, si no se logra la superioridad aérea . (ver la sección:  Declaraciones de Militares Ingleses)

La Argentina podía en teoría tenerla, habida cuenta de la proximidad de las islas respecto al  continente y el número de aviones de que disponía, considerando que los ingleses sólo contaban con dos portaaviones en la zona (fue un error de apreciación que se pagó muy caro)   ya que se menospreció el desempeño de los aviones SEA HARRIER, que nunca habían actuado en combate real y que demostraron posteriormente, ser formidables .

Pero iremos por partes, primero vamos a reseñar el comienzo del conflicto. Sabemos que por distintas circunstancias, que no entraremos a analizar, se llegó a la instancia de la toma de las islas, utilizando para este fin, un inusitado despliegue de buques, infantes de marina, y buzos tácticos, con apoyo de carros de desembarco blindados (todo para lograr un efecto disuasivo sobre el pequeño destacamento de "royal marines" que custodiaban las islas ) y se lograra la rendición sin presentar batalla, ya que, el servicio de inteligencia de la Armada hacía hincapié en que la recuperación, debía ser incruenta ( en uno de sus informes secretos mencionaban que, " no debía  ni torcérsele  un tobillo a los ingleses") pensando que de éste modo Inglaterra no reaccionaría bélicamente, contando además que 15.000 Km. separan Las Malvinas de las islas Británicas y sería impensada una expedición para recuperarlas. Por otra parte en un principio la misión "Rosario", como se denominó a la toma de las Islas se pensó como un movimiento "Touch and go" (toco y me voy) Sería casi una acción simbólica, una demostración a Gran Bretaña de que la paciencia argentina tocaba a su límite, se retiraría el grueso de la tropa interviniente en la acción, quedando sólo un pequeño destacamento mientras, se iniciarían las negociaciones "en serio". Esto fue dejado de lado, muy posiblemente producto del embelesamiento que embargó a Galtieri al ver la Plaza de Mayo absolutamente colmada de gente y lo  interpretó erróneamente como un apoyo a su gestión, por lo que se embarcó en el mayor error militar del siglo. Posteriormente diría en una de sus alocuciones, "¡Daremos batalla! ¡No importa si mueren 400 ó 4.000!"        

Margaret Thatcher ( por entonces primer ministro de G.Bretaña) necesitaba de una situación que desviara la opinión publica de su país de su endeble momento político, peligraba su carrera y su gobierno, aprovechó esta circunstancia y acicateada por la Royal Navy,  que pretendía salvar su flota de superficie, que ese año estaba destinada a salir de servicio y pasar a desguase,  pues sus funciones serían reemplazadas exclusivamente por los submarinos nucleares (que era el aporte que correspondía a Inglaterra en la OTAN) recurrió al patriotismo británico y a la figura del León herido y rápidamente organizó una fuerza de tareas tan inmensa como no se viera desde el famoso desembarco aliado, en la segunda guerra mundial.

Apeló e instó, a los EE.UU. a que tomara una decisión política, ya que no podía actuar sin el consentimiento de ésta  potencia mundial, a riesgo de quedar desubicada, como anteriormente le pasó a Inglaterra, en su conflicto con Egipto.

Necesitada de apoyo internacional para llevar adelante sus pretensiones, Gran Bretaña demandó de Las Naciones Unidas, la sanción de una resolución favorable que contemplara sus intereses. Su propuesta exigía :"El cese inmediato de las hostilidades, la inmediata retirada argentina de las islas Malvinas y el inicio de negociaciones diplomáticas" Obtuvo su aprobación por el siguiente resultado: 10 votos favorables, 1 en contra (Panamá)  y  4 abstenciones (Unión Soviética, Polonia, España y China ) . El embajador de la Unión Soviética, aclaró previo a la emisión de su voto que " Su país, consideraba el tema Malvinas, como un problema de descolonización, y que la persistencia del dominio británico en las islas, es un anacronismo de contradicción con los documentos básicos de las Naciones Unidas". Mencionó también que: "...es un objetivo básico de la UN terminar con el colonialismo. Ese territorio - el de Malvinas - fue incluido en las cuestiones coloniales pendientes, pero Gran Bretaña a saboteado en prolongadas negociaciones este proceso, recomendado una y otra vez en resoluciones de la Asamblea General". Por último agregó :"...no puedo apoyar la resolución propuesta por Gran Bretaña, porque es parcial y desconoce el aspecto fundamental  del caso". La Unión Soviética, contaba con el poder de emitir un veto a ésta resolución, pero por cuestiones de política  prefirió no hacerlo ya que, ello podía conducir a una situación demasiado ríspida para el contexto internacional que se encontraba para ese entonces muy recalentado. 

En la Argentina en tanto, se confiaba en que EE.UU. permanecería neutral, basados, erróneamente, en el respeto al T.I.A.R. (Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca) que establecía que, si una nación americana era atacada por una fuerza extra continental, todos harían causa común en su defensa, sin pensar que EE.UU., creó ese tratado, luego de la segunda guerra,  para comprometer al resto de América en su defensa, pues temía ser atacada por la Unión Soviética.

Pero Norteamérica no podía consentir el uso de la fuerza de un país tercermundista, en perjuicio de su principal aliado en la OTAN. Debe tomarse en cuenta que en las relaciones internacionales, no existe altruismo, o gratitud y en muchos casos, ni siquiera justicia, sólo "intereses". 

Fue así que, la Argentina debió enfrentar a la tercera potencia mundial, apoyada abiertamente por la segunda (en ese entonces la URSS era considerada la primera).

La colaboración de EE.UU. para con G. Bretaña consistió entre otras cosas y fundamentalmente, en la cesión, para uso intensivo e irrestricto, de su base militar ubicada en la isla Ascensión, ( colonia Británica en la cual Norteamérica posee una base militar y de seguimiento de satélites) que se encuentra a mitad de camino, entre Inglaterra y las Malvinas para usarla como puerto y aeropuerto para escala, depósito y reabastecimiento. La entrega de  1.500.000 galones de combustible para aviación, y  el aporte de los -  por entonces -  flamantes misiles A/A SideWinder AIM-9L , de eficacia cercana al 95% .

La Argentina llevó a cabo la recuperación de las Islas, con la actuación exclusiva de La Armada, en cuanto a programación  y ejecución,( sólo  una sección del regimiento 25 de infantería del ejército actuó en apoyo en el desembarco en la zona del aeropuerto), pues ésta, supuestamente, se consideraba a si misma, autosuficiente para llevar adelante el peso del conflicto.

La Fuerza Aérea, decidió desplegar sus efectivos y sus aviones a las bases del sur, actuando de modo disuasivo, ante lo que podía ser una reacción oportunista, por parte de Chile ( recordemos que estábamos en medio de una disputa territorial con el país trasandino, y que unos años antes, casi se había llegado a un enfrentamiento militar) a su vez, se brindaría cobertura aérea al continente, ante un supuesto ataque al mismo, pero, su misión, no contemplaba su intervención activa en defensa de las Islas, ésta se limitaba sólo, al aporte de algunas aeronaves menores y helicópteros que actuarían dentro del perímetro de las Malvinas y con asiento principalmente, en Puerto Argentino y con sistemas de defensa antiaérea (cañones y misiles T/A).

Ante el desarrollo de los acontecimientos, es la propia Fuerza Aérea la que pide autorización y decide intervenir en el conflicto, no ya en forma pasiva, sino, decididamente activa.

Sus pilotos, no tenían el entrenamiento necesario, ni los conocimientos para enfrentar y atacar navíos de superficie modernos y dotados de los últimos adelantos en sistemas electrónicos de detección y defensa antiaérea misilística, pues siempre se los instruyó, en la hipótesis de conflicto con países limítrofes  y con sistemas de apoyo a tropa propia y bombardeo táctico terrestre, sus máquinas no contaban con la aviónica necesaria para realizar vuelos, más allá de las costas marítimas ya que, la pérdida de referencias visuales, dejaba a los pilotos sumidos en la más absoluta incógnita sobre su ubicación y orientación .

Rápidamente se instaló, en algunos aparatos, navegadores inerciales Omega, de buen desempeño aunque, no dejaban de ser elementales si tomamos en consideración la aviónica moderna,  ya que, harían el cruce "del charco " como ellos le decían, volando por tiempo y estima (algunos aviones carecían de instrumental casi totalmente y para aprovecharlos, se los usaría más tarde en escuadrillas donde dos, o más de los demás aparatos, si los tuvieran ).

Se efectuaron algunos simulacros de ataque sobre naves Argentinas, como los destructores clase 42  A.R.A. HÉRCULES y A.R.A Sma TRINIDAD, navíos de última generación, gemelos del SHEFFIELD inglés (que luego resultaría el primer buque británico hundido en combate) pero que, lejos de infundirles confianza a nuestros pilotos, les creaba zozobra, ya que la marina, recelosa de revelar sus secretos, por esa estúpida rivalidad entre nuestras fuerzas armadas, informaba mal sobre los  resultados, pues, según decían, esas naves eran invulnerables ( luego en combate se probaría que no era así) y que los ataques que no habían sido detectados, era por mal funcionamiento de los radares de las naves argentinas .

Aparte, se debía experimentar con distintos perfiles y alturas de ataque, pues la Fuerza Aérea, no contaba en su arsenal, con bombas adecuadas para batir navíos de superficie, la mayor cantidad de éstas bombas, del tipo convencional, eran rezagos de la segunda guerra mundial, aunque se contaba con bombas de menor tamaño de fabricación nacional, pero siempre del mismo tipo, aptas para bombardeo terrestre, las de mayor peso, poseían espoletas anticuadas y preparadas para ser arrojadas desde considerable altura, que resultarían útiles para ataques a naves con blindajes de acero -  que en algunos casos superaban los 20cm de espesor -  propias de la 2º guerra mundial.

Se presentaban dos problemas principales a resolver: 1º) no se podía atacar en altura, ya que, serían detectados y derribados 40 ó 50 Km. antes de llegar a éstas naves por misiles SEA DART de largo alcance o por aviones de caza ingleses. 2º)Si se arrojaban desde poca altura y distancia, no se le daba tiempo para que se armara el sistema de detonación de la bomba, se optó por un método intermedio (luego se diría que las bombas Argentinas eran defectuosas y no explotaban) lo que ocurría en realidad era que, naves modernas y livianas de aluminio, sin blindajes de acero (pues se las consideraba inmunes a todo ataque) eran fácilmente atravesadas lado a lado por las pesadas bombas, que, aunque algunas no explotaban, producían considerables daños.(Ver ilustración) La potencia de un impacto de un elemento móvil - como una bomba arrojada por un avión - sobre un elemento relativamente inmóvil - como un barco en éste caso - se calcula mediante una ecuación matemática:  se multiplica su peso, por el cuadrado de la velocidad a que se desplaza durante su caída, y el resultado puede ser de varios centenares de miles de kilogramos, dejando en muchos casos, aunque más no fuera temporariamente, a éstos navíos, anulados como armas de guerra, pues se deterioraban, en algunos casos irreversiblemente, sus sofisticados sistemas electrónicos de detección y control de tiro, y ésto en definitiva, era lo que se pretendía .

En algunos casos,  las bombas que no  llegaron a armar sus mecanismos,  por ser arrojadas desde muy cerca, quedaron alojadas en el interior de los buques y detonaron más tarde al tornarse inestables y en otros, cuando se pretendió desarmarlas, provocando el hundimiento de la nave.

Ver apéndice con notas de origen británico sobre nuestros pilotos

El ejército aportó en el conflicto, una cantidad  impresionante  de infantes, con escaso entrenamiento, pues hacía muy poco que se había efectuado el recambio de la clase (en contrapartida la marina con su sistema de dos años de servicio, colocó en las islas un batallón con muy buen entrenamiento y cuyo desempeño resultó brillante, siendo esto reconocido por el comandante inglés que le tocó enfrentarlos) aunque los valerosos jóvenes, pusieron todo de sí, en muchos casos no se pudo compensar su falta de conocimientos.(Ver detalles importantes)

Mucho se habló también de la falta de ropa y/o elementos de abrigo adecuados, que según se afirmaba, si poseían los Ingleses. Al respecto podemos decir que en general y juzgando por las declaraciones posteriores efectuadas  por  distintos combatientes, fueron en general y en la mayoría de los casos adecuada. No olvidemos que hablamos de un territorio donde habitualmente se registran temperaturas y condiciones climáticas extremas, sumado a esto el hecho de tener que subsistir en paupérrimas condiciones, en pozos de zorro y exposición permanente a los elementos,  el clima  afectó seriamente a ambos bandos. Refuerza esta opinión la circunstancia de conocerse declaraciones de corresponsales británicos, en una de ellas leemos referente al clima imperante en las Islas" Solo las tropas de Élite disponían de medios extras,(algunos próximos a la ciencia ficción) para sobrellevarlo, el resto despojaba a los Argentinos de sus abrigos en cuanto los capturaban."

La tropa fue mal distribuida, pues los generales argentinos sólo contemplaron la posibilidad de un desembarco en Puerto Argentino, que no ocurrió y el alto mando desestimó un desembarco en Puerto San Carlos por considerarlo una locura, sin embargo, éste si, se llevó a cabo.

Los Ingleses en principio, subestimaron la situación en general, su idea era de que, la sola presencia de una importante cantidad de naves de guerra frente a Puerto Argentino y un ataque aéreo intimidatorio serían motivo suficiente para obtener una rápida rendición por parte de los "inexpertos y torpes Argentinos" De esta forma su planteo inicial,  fue basado en la siguiente estrategia: 1) Un ataque aéreo nocturno sobre el aeropuerto, llevado a cabo por un avión Avro Vulcan  con bombas de 1000 libras de alto poder, especialmente diseñadas para la destrucción del pavimento, para producir la inutilización de la única pista  pavimentada existente, y cortar las comunicaciones aéreas con el continente e impedir su utilización por parte de aeronaves presentes en las islas. 2) Con las primeras luces del día, se atacó con aviones Sea Harrier, la pista secundaria de Darwin para inutilizar el parque aéreo existente en el lugar . 3) Un ataque aéreo simultaneo se llevó a cabo sobre el aeropuerto de Puerto Argentino, también por parte de los Sea Harrier, pero esta vez , arrojando bombas beluga 755,  pues se descartaba que para ese entonces, la pista estaría destruida y lo que se perseguía en esta segunda instancia, era la eliminación del personal. (Lo  que los Ingleses ignoraban, era que la pista sólo fue tocada en un costado, y rápidamente un equipo de ingenieros del ejército argentino, simuló dos cráteres más, que a la vista de las tomas aéreas posteriores, mostraban una pista inutilizada, sólo se enterarían de la realidad, cuando recuperaron el control de las islas. ) A su vez se intentó un desembarco helitransportado sobre la zona aledaña a Puerto Argentino, que fue rechazado con absoluta eficacia por las tropas argentinas acantonadas en el lugar. Más tarde se efectuó Cañoneo naval sobre la zona y se solicitó por radio la inmediata rendición, cosa que fue desestimada por el mando de las tropas argentinas(*), en su lugar recibieron la " visita "de nuestra Fuerza Aérea en su primera intervención.

(*) NOTA: Respecto del hecho que los Ingleses ofrecieron la posibilidad de la rendición, y la respuesta Argentina fue negativa,( por orden del Gral. M. B. Menéndez , gobernador militar de las Islas,) se destacó que se incluía en la contestación "traigan al Principito" (haciéndose clara alusión al príncipe Andrés que revistaba como piloto de helicóptero en el HMS Hermes) En principio, se trató de minimizar el hecho, pero éste fue ampliamente difundido por la prensa de ambos países, y si bien existió, no fue dictada por el Gral. Menéndez, sino que el oficial que operaba la transmisión, lo agregó de motus propio, por lo que fue sancionado, pero la cosa ya tenía estado público.

Todo esto llevó al alto mando Británico a rever toda su estrategia, cambiando la primitiva actitud, de ataque frontal e inmediato, por otra denominada "de aproximación indirecta" que implica el desembarcar lejos del punto estratégico principal, formar una cabeza de playa y desde allí lanzarse en procura del objetivo final, para lo cual se requería de un fuerte contingente de infantería  y  habría que  esperar su arribo a la zona, en tanto se llevarían a cabo ataques y cañoneos constantes para mermar la capacidad de la tropa defensora, se procuraría la destrucción sistemática de sus medios de movilización, ( helicópteros y vehículos todo terreno) se llevarían a cabo infiltraciones de grupos comandos para realizar ataques sorpresa y a su vez obtener información.

Lo antedicho, fue llevado a la practica con precisión y capacidad  por parte de los combatientes profesionales Británicos.

Tras el desembarco del 21 de mayo, la redistribución de los regimientos, ahora defendiendo el terreno que antes tenían a sus espaldas,  fue a esa altura, altamente complicado, pues ya se había iniciado la época de las lluvias en Malvinas, lo que convertiría ésta tarea, en titánica para la tropa que, tuvo que abandonar los puestos de combate que habían consolidado y reforzado durante un mes, para instalarse de apuro y sin poder trabajar debidamente las nuevas posiciones, habida cuenta que no se contaba para el traslado de los pertrechos, con el aporte de los helicópteros, que ya habían sido destruidos en gran medida por ataques aéreos y de artillería  naval, debiéndose efectuar ésta tarea a mano y en medio de constante cañoneo naval y de artillería de campaña.

En muchos casos, se encontraban mal pertrechados, pues el bloqueo naval impuesto por los británicos en derredor de las islas, impidió el traslado de mucho material bélico, circunstancia que enaltece el desempeño posterior de éstas fracciones superadas ampliamente en tácticas de combate, armamento y entrenamiento .

La artillería de campaña del ejército Argentino, llevó a las islas obuses OTO MELARA  de fabricación italiana de 105mm con un alcance de 10.200mts, e incluidos 6 que correspondían al batallón de infantería de marina, hacían un total de 44 piezas .

La artillería inglesa a partir del desembarco colocó en las islas 54 cañones de 105mm con un alcance de 17.000 mts ésto les permitía batir a nuestra artillería , manteniéndose fuera del alcance de los obuses argentinos, por otra parte contaban con modernos sistemas de adquisición de blancos (radares y telémetros láser computarizados) los que los convertía en sumamente certeros y veloces en la respuesta de fuego.

Nuestra artillería sólo podía contar para adquirir blancos con la visualización de los mismos por parte de los observadores avanzados o con la localización aérea (sumamente escasa a esa altura de los acontecimientos.

Hacia el final del conflicto, se decidió llevar al teatro de operaciones, dos cañones modelo CITEFA de 155mm con alcance efectivo de 20.000 mts los que realizaron estragos aún en su corto plazo de actuación, incluso se los utilizó para repeler el cañoneo naval cuando las fragatas inglesas se colocaban a 15-18km de la costa y si bien no se consiguió un impacto directo, se llegó a horquillar los buques ( se denomina así cuando el proyectil detona dentro de un circulo en derredor del blanco en el cual llega a producir daños, producto de la onda expansiva y las esquirlas) ésto se lograba merced al empleo de un  radar de tiro convencional con alcance de 20 Km. y el aporte de ingenio e improvisación por parte de sus operadores) deberían haberse llevado al menos diez unidades desde el principio, pero el problema consistía en que, todo el aprovisionamiento de las islas lo efectuaban aviones HÉRCULES C 130 de la fuerza aérea, de los que, no se disponía gran cantidad, y que volaban en condiciones harto peligrosas, y en varias oportunidades, debieron abortar las misiones, por presencia de aviones enemigos sobre las islas o en sus proximidades.

Factores que limitaron el accionar de la Artillería de campaña:

- Carencia de radares contra morteros y contra artillería

- No contar con computadoras de dirección de tiro

- La falta de movilidad

Un desempeño brillante tuvo la artillería antiaérea , equipada con cañones bitubo calibre 35mm OERLIKON-CONTRAVES  de fabricación Suiza, cañones 30mm HISPANO-SUIZO ,y cañones bitubo de 20mm RHEINMETALL alemanes comandados casi todos ellos por directores de tiro SKYGUARD de fabricación suiza. También ellos debieron enfrentar los innumerables inconvenientes que le presentaba el terreno, el clima, y la falta de movilidad aérea. A modo de ejemplo mencionaremos lo que nos contó un soldado (GADA 601) que participó de éste hecho:

"En una  oportunidad,  había que cambiar de posición un Director de Tiro y dos piezas de artillería bitubo de 35 mm.,  había que mover todo el equipo, pero, una cosa era decirlo y otra hacerlo. El director de tiro pesa como 6 toneladas y las piezas algo de 3 ó 4 toneladas, estaban en ese lugar desde hacía un mes y las constantes lluvias habían convertido la zona en un lodazal, nos llevamos unos camiones REO, que tienen unos malacates y tiran como locos, pero se enterraban hasta los ejes, tuvimos que traer unos UNIMOG para sacar a los REO. Con mucho trabajo, enterrándonos hasta las rodillas en el barro, después de  cuatro días de trabajo, logramos sacar el director y una pieza, pero la otra, a pesar de haber intentado de todo, no logramos moverla ni un milímetro. Finalmente trajeron un helicóptero CHINOOK y en un rato la levantó como si fuera de juguete, de todas formas nos llevó  más de una semana el traslado completo, incluyendo la munición"

El relato anterior, nos da una idea de los inconvenientes que afrontaban nuestros combatientes, los helicópteros a esa altura, eran sumamente escasos y los pocos disponibles, se los utilizaba únicamente en casos muy especiales, urgentes o muy rentables, habida cuenta que la superioridad aérea enemiga, los hacía altamente vulnerables. El enemigo en contrapartida hacía uso indiscriminado de éste medio aéreo, lo que le confería una gran movilidad y alta capacidad de respuesta.

El accionar de la artillería antiaérea pese a ser muy aceptable se vio seriamente limitado por las siguientes razones:

- Artillería Antiaérea de poco alcance

- Falta de sistemas IFF ( detección automática con identificación, amigo - enemigo)

- Falta de señuelos para desviar los misiles enemigos.

Se utilizaron además lanzadores de misiles ROLAND y TIGER-CAT. La infantería contó también con lanzadores portátiles de misiles BLOWPIPE con los que en una oportunidad se produjo el derribo de un Sea Harrier en La Gran Malvina, su piloto se eyectó y fue hecho prisionero. Posteriormente arribaron a la isla algunos lanzadores portátiles de misiles SAM 7 de fabricación Soviética. 

Los cañones antiaéreos mantuvieron a raya a los ingleses, los que luego de las primeras incursiones, no volvieron a realizar ataques a baja altura, pues fueron derribadas varias aeronaves, algunas en el lugar, otras, seriamente averiadas no alcanzaron los portaaviones, los ingleses no reconocen estos derribos y los declaran perdidos en accidentes operacionales aéreos (?).

La armada Argentina luego del hundimiento del crucero ARA GRAL BELGRANO retiró la flota a puertos seguros pues quedó fuera de servicio el vetusto portaaviones  ARA 25 DE MAYO sólo actuaron los submarinos (denominados de bolsillo) modernas unidades con gran capacidad de ataque y muy difíciles de detectar, que obligaron a los ingleses a denodados esfuerzos, incluso improvisando de emergencia sonares tipo boya, que se mantenían activos colgados de helicópteros haciendo vuelo estacionario sobre el mar, para proteger a la flota.

No obstante estas precauciones en un par de oportunidades uno de los submarinos burló los sistemas y  disparó sus torpedos sobre el grueso de la flota, no lográndose la detonación de los mismos, por problemas en sus mecanismos, los que fueron  subsanados en los últimos días de la guerra, cuando ya era tarde y no pudieron volver a intervenir.

Confirmación Británica de estos hechos

La 2º escuadrilla aeronaval de caza y ataque contaba en teoría con 16 aviones DOUGLAS A4Q SKY HAWK , nobles máquinas, que por ese entonces era aún utilizado intensamente por varias fuerzas aéreas del mundo, incluido el propio EE.UU. aunque en versiones mas modernas con mayor equipamiento de aviónica. Las unidades disponibles realmente eran sólo 8 aunque su estado era muy deficitario ya que todas las máquinas tenían los largueros de ala fisurados, solamente 2 pudieron ser cambiados. En consecuencia el resto voló con la falla descripta lo que los convertía en verdaderas ruletas rusas para sus pilotos, además los cohetes disparadores del sistema eyector estaban vencidos, la Fuerza Aérea cedió en carácter de préstamo, 3 unidades de este precioso elemento para la seguridad de los pilotos, el resto voló con la incertidumbre de si en caso de tener que eyectar podrían hacerlo. Quizás debido a este inconveniente perdió la vida el Capitán Zubizarreta cuando al retorno de una misión de combate y debido a una falla sus bombas no salieron de los lanzadores al realizar el ataque, normalmente en estos casos lo pilotos eyectan todo el mecanismo con las bombas para retornar al aterrizaje seguro, el Capitán debido a que sabía de la escasez de elementos pretendió salvar las bombas y decidió aterrizar con ellas enganchadas aún en los lanzadores de su avión, cuando tocó pista, posiblemente debido al exceso de peso transportado, un neumático estalló, el avión se descontroló y comenzó a derrapar hacia el lateral de la pista, debido al peligro cierto de que el aparato capotara y se produjera la detonación de los explosivos, el piloto decidió su eyección. Lamentablemente - y esto es una especulación nuestra, ya que nadie lo confirmó aunque tampoco lo desestimaron - posiblemente debido a la poca energía que poseyera el elemento eyector no alcanzó suficiente altura para desplegar convenientemente el paracaídas, Zubizarreta cayó pesadamente sobre el pavimento de la pista y sufrió serias heridas que provocaron su muerte cuando era trasladado al hospital. Irónicamente el avión y las bombas no sufrieron daños y fueron reutilizados.

Estaban en servicio también, en éste caso en la 3º escuadrilla, los sofisticados y recién adquiridos SUPER ETENDART que contaban como arma principal con el temido misil EXOCET A/M 39 que hasta ese momento nunca había sido utilizado en combate real.

La Argentina había adquirido un número de aviones y misiles, que debían ser entregados paulatinamente, para renovar el parque aéreo del portaaviones, pero al momento de iniciarse las acciones bélicas , sólo se habían entregado cinco aviones y otros tantos misiles ( luego uno de los aviones sería desarmado para ser usado de repuesto, quedando en consecuencia los otros cuatro en servicio) la fábrica francesa, proveedora de los elementos en cuestión, debía calibrar los equipos y colocar en servicio los misiles, pero debido al embargo impuesto a la Argentina no se entregaron el resto de los aviones y misiles, además el grupo de técnicos franceses se retiró del país sin realizar sus tareas, por lo que  aseguraron a Gran Bretaña que los exocet estaban inactivos.

La dedicación y capacidad de los técnicos argentinos permitió poner en servicio a los aviones y los misiles, los que permitieron luego las resonantes actuaciones que tuvieron repercusión en todo el mundo.

El primer ataque a la flota inglesa, fue llevado a cabo por tres aviones MIRAGE  V DAGGER de la Fuerza Aérea Argentina el 1º de mayo por la tarde, y fue contra dos fragatas que se encontraban efectuando cañoneo sobre Puerto Argentino, con absoluta impunidad, ya que, en las islas, no se contaba con elementos para repeler la agresión, por otra parte, su manifiesta tranquilidad se basaba en el hecho de que, por sus sistemas de detección electrónica, consideraban imposible un ataque aéreo sin ser detectado muchos kilómetros antes, pero los pilotos Argentinos, volando a muy baja altura (menos de 15 mts para evitar el lóbulo de radar, arremetieron sobre las fragatas de modo tan sorpresivo, que los navíos no reaccionaron al ataque de que eran objeto, sino después de ser impactadas por las bombas y los proyectiles de los cañones de los DAGGER , ambas sufrieron considerables daños, aunque, no fueron hundidas (ésto serviría de experiencia a los ingleses que en lo sucesivo colocarían piquetes de radar, así llamados buques en avanzada que efectúan detección radárica temprana , y en esa función se encontraba el HMS SHEFFIELD cuando fue sorprendido e impactado por un misil EXOCET A/M 39 disparado por un S. ETENDART de la armada el 4 de mayo) los DAGGER  protagonistas del primer y exitoso ataque a la flota, retornaron a su base sin daños, pero no siempre sería así , también ese día se produjo el primer derribo de un avión Argentino, un MIRAGE III alcanzado por un misil A/A AIM9L, su piloto salvó la vida, luego, en muchas intervenciones, se produjeron múltiples derribos, perdiéndose valiosos pilotos, pues los ingleses, pronto comenzaron a conocer los corredores predeterminados que utilizaban los argentinos para aproximarse a  las islas o retornar al continente, pues actuaban "jugados" por el tema combustible y se dedicaron a esperarlos con patrullas de HARRIER, cobrando muchos derribos, compatriotas que, a pesar de saber que se desempeñaban en inferioridad de condiciones técnicas y bélicas, no dudaron en poner al servicio de la patria, su más preciada posesión,"sus vidas" por esta razón, es que siento el mayor de los respetos y admiración por estos valerosos combatientes, que lejos de razones políticas o partidistas, solo pensaban en cumplir con su deber patriótico y ser fieles al juramento de defender nuestra bandera hasta perder la vida.

Según algunos informes no oficiales, la Fuerza aérea argentina, habría lanzado algo más de 450 misiones, de las cuales aproximadamente entre el  65  y el 70%  (  unas 270 - 280 ) alcanzaron los objetivos, el resto debió ser abortadas por factores climáticos, dificultades con el reabastecimiento en vuelo, la no localización del blanco y/o en el peor de los casos por producirse los derribos de las aeronaves por el accionar enemigo. Se calcula que el número de misiones llevadas a cabo por la aviación inglesa en tanto, superaría las 1.000.

La intransitabilidad del terreno Malvinense, cuando llegaron las lluvias y las nevadas, sumadas al constante cañoneo naval -  y luego del desembarco -  el castigo de la artillería de campaña inglesa, hizo en muchas oportunidades imposible llegar con alimentos y pertrechos hasta los puestos y trincheras de avanzada, ésto se agravó al no contar con helicópteros aptos, pues los que no fueron destruidos en tierra se veían imposibilitados de volar con mínima seguridad, debido al constante patrullaje aéreo y al rastreo de los radares navales. Ésto era lo que perseguían los Ingleses, que, luego del primer ataque, una vez comprobada la firme defensa Argentina, decidieron esperar la llegada de los refuerzos, y en tanto llevar  a cabo ataques y cañoneo de hostigamiento, manteniendo firme el bloqueo impuesto unilateralmente en derredor de las Islas.

Nadie puede -  o al menos no debería -  dudar de la experiencia de los Ingleses en el "arte" de la guerra, ya que es un pueblo que vivió de y por ella. La zona de exclusión implementada debía tener  - y de hecho lo tuvo - una importante dosis de presión psicológica, ya que el fin perseguido en éstos casos, no es lograr la total clausura de los accesos, cosa que resulta prácticamente imposible, pero si, alcanzar un porcentaje de efectividad, que impida que el defensor sea abastecido correctamente, así se trate de alimentos, munición, repuestos, refuerzos etc.  - y ésto, efectivamente sucedió -  lo  que va mermando la capacidad del combatiente, y lo afecta psicológicamente, disminuyendo su respuesta y capacidad de lucha. 

Nos mencionó un excombatiente del RI 25,  el relato que le hiciera un Capitán de artillería,  que le tocó actuar como enlace en la zona del Monte Harriet,  en el que queda  patentizada esta circunstancia. Le refiere  este oficial que en una oportunidad, se cruza con unos soldados que volvían hacia la posición, transportando algunos elementos por los que habían bajado. Es entonces cuando  los sobrevuela un avión Sea Harrier ,  que efectúa una corrida disparando sus cañones sobre estos soldados, él inmediatamente se arrojo cuerpo a tierra dentro de una improvisada trinchera existente, pero los soldados en cuestión, pese a que los piques de los disparos se producían muy cerca,  sólo miraron el avión con total indiferencia, y continuaron su camino con los bártulos a sus espaldas. Esto, que resulta hasta incomprensible analizado así,  fríamente y a la distancia,  demostraba que esos hombres, producto de vivir permanentemente bajo el constante fuego enemigo, habían adquirido una especie de insensibilidad y se encontraban resignados a cualquier cosa.( esta anécdota , poco más o menos, nos dice que, figura en algunos libros editados sobre el tema)         

La superioridad aérea inglesa fue posible, a pesar de contar con un menor número de aviones, por tres razones fundamentales 1º) la proximidad de los portaaviones situados al Este de Puerto Argentino, lo que les permitía a sus aviones en patrullas de a dos, orbitar constantemente las islas suministrando a sus tropas y a la flota misma una sombrilla de protección permanente, en contrapartida los aviones Argentinos aptos para desempeñar esa función, (los MIRAGE III ) llegaban a las islas, al límite de su radio de acción con escasos cinco o diez minutos para sobrevolar las mismas, y siempre que, no utilizaran la post combustión, se mantuvieran en altura y no se involucraran en un combate aéreo.  2º) Los letales misiles A/A  AIM9L que le otorgaban una excepcional ventaja, pues podían ser disparados aún de frente, en contrapartida, los misiles usados por los Argentinos sólo se orientaban si eran disparados desde atrás, y en dirección a la cola del avión enemigo, a esto se sumaba la extraordinaria maniobrabilidad de los SEA HARRIER  que les permite frenar en el aire, y prácticamente  detenerse como un helicóptero.  3º)Los conocimientos de combate de los pilotos británicos, éstos definieron a sus colegas argentinos, como extraordinarios pilotos de bastón y pedal (es decir muy buenos en cuanto a la conducción del avión) pero carentes en absoluto de tácticas de combate, por todo esto es que no se contó con la indispensable superioridad aérea.

Los aviones argentinos de combate desplegados en las islas, eran muy importantes para el hostigamiento y el ataque al suelo, en caso de desembarco,(como es el IA 58 PUCARÁ)   un arma temible para una tropa terrestre sin o con poca defensa antiaérea, eso lo sabían los ingleses, por eso desde el primer día atacaron las bases donde se encontraban estos aparatos, y cuando  se los desplegó a  la isla Borbón, llevaron a cabo una arriesgada incursión nocturna con helicópteros y grupos comando, que hicieron detonar explosivos entre los aviones estacionados, inutilizando buena parte de los mismos, el resto de los aviones presentes eran seis AERMACCHI y cuatro MENTOR pertenecientes a la Armada.

Los británicos contaban para el desembarco -  y de hecho lo tuvieron -  con un clima propicio para sus objetivos, abundante niebla, nubes bajas y lloviznas, lo que impedía el vuelo de los aviones Argentinos que no contaban con instrumental para vuelo  " todo tiempo" pero el día del desembarco a media mañana para desencanto y desazón de los ingleses, y contrariando los informes meteorológicos,  repentinamente el clima cambió, se disipó la niebla, se abrieron las nubes y un radiante sol puso al descubierto a todo el grueso de la flota de desembarco reunido en la bahía del estrecho San Carlos, e inmediatamente la Fuerza Aérea y la aeronaval iniciaron sus ataques sobre la misma,  convirtiendo al estrecho en lo que mas tarde se recordaría como" la avenida de las bombas".

Aquí, otro error táctico le dio ventaja a los ingleses.  En cumplimiento de las órdenes impartidas, los pilotos, centraron sus ataques sobre los navíos de guerra, esto es lo que deseaban los ingleses, pues esos barcos están preparados para recibir y repeler ataques, cuando lo correcto  hubiera sido centrar los esfuerzos sobre los barcos de pertrechos, los lanchones de desembarco y la misma cabeza de playa, (eso se haría luego en el ataque llevado a cabo en bahía agradable, en lo que los ingleses reconocen como el día mas negro para la flota, produciendo el hundimiento de la fragata HMS  PLYMOUNTH  y serios daños a los buques SIR GALAHAN, SIR TRISTAN  que resultaron encallados y fuera de servicio y con terribles pérdidas en material bélico y bajas de tropa, este ataque se llevó a cabo el 8 de junio) de este modo se le permitió al enemigo hacerse fuerte en tierra e incluso armar los sistemas de disparo misilístico RAPPIER lo que se convertiría en otro peligro letal para los pilotos.

A diario se registraban hechos de valor heroico por parte de soldados y suboficiales, quienes junto a algunos oficiales de menor graduación luchaban hombro con hombro en el frente, por otra parte la superioridad (muy afecta a los escritorios y las botas lustradas) seguía cometiendo errores que favorecían el proceder de los ingleses.

En el Periódico "La Gaceta de Malvinas" que se editó en las islas durante el conflicto se publicó una serie de razones que deberían motivar a los soldados argentinos en la lucha. En la misma se mencionaba:

- El enemigo no conoce las razones por la cual combate

- El enemigo combate por una paga

- El enemigo combate para defender el colonialismo

- El enemigo no tiene detrás suyo la voluntad de toda una nación 

- Ud. conoce las razones por las cuales combate

- Ud. combate por la soberanía y el honor nacional

- Ud. tiene detrás suyo la voluntad de toda la nación Argentina

- Ud. combate por una causa justa

Finalmente los británicos lograron su objetivo, pero no, como un paseo al sur como lo habían considerado en un principio, el empeño, el valor y el coraje de muchos Argentinos y fundamentalmente de los pilotos de la Fuerza Aérea y de la Armada, puso en serio riesgo el triunfo británico, vendiendo muy cara su derrota, ya que hundieron una importante cantidad de buques (fragatas, destructores y de pertrechos) el más importante de estos últimos, fue sin dudas el ATLANTIC CONVEYOR el buque porta contenedores más grande del mundo en ese entonces, lo que retrasó por muchos días a los ingleses que perdieron en el hundimiento, innumerables elementos, armas y helicópteros, necesarios para la toma de Puerto Argentino.

Sólo les permitió continuar, el hecho de contar con una posibilidad casi infinita de reposición de elementos, aviones y buques.

Algo que marca la diferencia de suministros y disponibilidades entre los dos bandos, queda demostrado en un hecho que no por menor deja de tener relevancia. Previo al desembarco registrado en Bahía Agradable, habiéndose apreciado la factibilidad de un acercamiento enemigo por ese sector, se decide colocar cargar de demolición en un puente existente en la zona (Fitz Roy). Cuando se pretendió volarlo las cargas no actuaron, entonces se envió al lugar a un grupo de expertos en demolición para solucionar el problema y realizar la voladura. Arribados al lugar se enfrascan en la tarea de investigar las causas del fallo, comprueban que el Trotil que se había empleado en las cargas colocadas en el puente, marcaba como fecha de fabricación ¡¡ 1935 !! y ese es un material que se degrada y pierde su efectividad transcurridos quince años. Debieron colocarse nuevas cargas de las que se disponían sólo 40 Kg. cuando hacía falta diez veces más. Se recurrió a varios "trucos" que conocen los expertos y se consiguió al menos volar unos 15 metros de dicho puente, con lo que el objetivo perseguido se logró mínimamente. Esto nos demuestra cuan difícil resultó siempre el desempeño de los combatientes a todo nivel, en que debieron luchar no sólo contra los ingleses sino además contra la falta de medios, de personal, de experiencia, de directivas coherentes etc. etc. etc. 

Se silenciaron o negaron actuaciones brillantes de pilotos argentinos, la más notable fue el ataque al portaaviones  HMS INVINCIBLE , un acto valeroso y único, que sorprendió totalmente a los británicos, y fue llevado a cabo por la conjunción de pilotos de la Aeronaval y la Fuerza Aérea, que en una estrategia casi inviable y haciendo uso de los elementos de que se disponía, más allá de lo aconsejable, logró en el enemigo una sorpresa total, ya que el ataque fue realizado aproximándose por el Este  ( es decir desde altamar hacia las islas) y a una  distancia de más de 200 Millas de las islas, algo impensado,  no se logró hundir la nave pues sólo se contaba con un misil EXOCET, el que si bien impactó en la misma, dado su tamaño y el lugar por donde penetró, no interesó partes vitales, y las bombas arrojadas por los dos aviones que llegaron a la nave ( los otros dos fueron derribados por misiles, producto de la reacción británica, una vez que el portaaviones fue impactado por el EXOCET ) fueron fundamentalmente del tipo incendiario, sólo se perseguía el objetivo de dejarlo fuera de combate, ésto se consiguió, prueba de ello fue, que disminuyó considerablemente el accionar aéreo enemigo sobre las islas, pero, ya estaba definido el curso de los acontecimientos, la nave en cuestión, fue evidentemente reparada en altamar y reapareció a la luz casi tres meses después  y curiosamente mostraba todo un lateral y la popa repintados.

Reconocer este exitoso ataque hubiera sido bochornoso para la supuesta, invulnerable flota de su majestad y a su vez una demostración del valor de los pilotos Argentinos.

Como la historia según dicen la escriben los vencedores, estos dan su versión de los hechos como oficial, pero por las dudas, las circunstancias y las actuaciones de esta guerra , quedaron detalladas en una carpeta que los británicos caratularon como "TOP SECRET" y permanecerá así por 99 años.

Algún día se sabrá la verdad para ello es importante que en las futuras generaciones, quede vivo el recuerdo de estos acontecimientos y se recuerde con respeto y agradecimiento, a esos Argentinos, jóvenes y mayores que obligados por ley y en muchos casos voluntariamente, fueron a la guerra, enfrentaron a un enemigo bélicamente superior y lucharon sin pedir nada a cambio, solo la satisfacción de ofrendar su vida por la patria.

 

                                               " !DIOS LOS BENDIGA ¡  "