Gral. de Brigada Mario Benjamín Menéndez

Designado como gobernador militar de Las Malvinas e Islas del Atlántico Sur, llevó adelante su función, en el período de ocupación Argentina en 1982. Su desempeño fue cuestionado y aún hoy, discutido, fue defenestrado por el Gral. Galtieri que lo trató literalmente de cobarde e inepto al rendirse a las fuerzas Inglesas.

Debe considerarse que su nombramiento fue, para hacerse cargo exclusivamente de las necesidades que le competen a un gobernador en tiempo de paz.. Debía entre otras cosas organizar las actividades publicas, culturales, económicas y de desarrollo de las Islas. Cuando preguntó ( antes de asumir, incluso antes de que se llevara a cabo el acto de recuperación del archipiélago) sobre el tema militar y cual era su competencia al respecto, los integrantes de la junta militar le dijeron que ya estaba todo resuelto y controlado y que él sólo debía dedicarse a gobernar. En principio se contaría en las Islas con un pequeño destacamento militar, que sirviera de disuasión, y escolta y que actuaría bajo sus órdenes. Luego el giro que tomaron los acontecimientos lo sorprendió, debiendo hacerse cargo del movimiento y distribución de una muy importante cantidad de personal militar y todo el pertrecho bélico y demás, que arribaba al  aeropuerto de Malvinas. Fue muy escasa su  responsabilidad en cuanto al posterior comportamiento del personal militar, producto de las estrategias utilizadas, no puede ser considerado, a nuestro entender, como artífice de la derrota. Debió fundamentalmente actuar como nexo, entre las Islas y el continente, pero en pocas oportunidades sus superiores, cómodamente ubicados en los escritorios de sus lujosas oficinas en Buenos Aires, atendieron o se hicieron eco de sus  desesperados reclamos o sugerencias, limitándose la mayoría de las veces  a pedirle mas acción más movimiento. En una oportunidad el Gral. Galtieri le dijo que "hiciera algo,  que atacara de alguna manera, que usara la imaginación, porque la gente sólo hablaba de los logros de los pilotos de la Fuerza Aérea y eso no era posible" Esto nos da la pauta que no era mucho lo que podía realizar, habida cuenta que se encontraba entre dos fuegos, o más precisamente diríamos que entre tres, el del enemigo en primer lugar, el de los oficiales responsables del movimiento y actuación de las tropas en la Isla y el de la Irresponsabilidad de sus superiores en el continente. En cuanto al tema de la RENDICIÓN, tema urticante si lo hay, existen opiniones encontradas, pero en principio debemos analizar la situación desde la óptica de Menéndez. En Puerto Argentino ya se había producido un cese al fuego de hecho, los Ingleses deambulaban por las calles mezclados con efectivos Argentinos en plena retirada. Por parte de ambas fuerzas imperaba un fin elemental , procurarse alimento de los abarrotados depósitos de Puerto Argentino, porque en los últimos días de la guerra no había sido posible abastecer a la propia tropa, y en el caso de los Británicos , no contaron con la reserva necesaria debido a la extensión  del tiempo de combate, que ellos no habían calculado, y la pérdida de naves de abastecimiento ( como fue el caso del Atlantic Conveyor )En muchos casos las tropas Argentinas no tenían más munición, (la artillería disparó hasta agotar la misma, como curiosamente también lo hicieron los Ingleses, hecho que se supo luego) no se elaboró ningún plan, ni se disponía  de tropa fresca y organizada como para intentar un contraataque, más bien imperaba el caos y la desesperación. En el caso de los soldados, no olvidemos su total inexperiencia y su corta edad, y en el caso de sus superiores se suma la misma inexperiencia, en muchos, su falta de capacidad y como corolario de todo, la brutal improvisación y falta de medios en que se encontraban inmersos. Todo este panorama hacía imposible y estúpido pretender seguir resistiendo. 

A las 16 Hs. del día 14 de Junio de 1982 , el Gobernador Militar, acompañado por el Capitán de Navío Hussey y el Comodoro Bloomer Reeve  recibió al representante del Comandante de las fuerzas terrestres, General  Moore, al Coronel Rose y al Capitán Roderik Bell, (este último como intérprete). Tras una hora de conversaciones y de varias consultas por radio efectuadas por los Británicos, se acordó que las fuerzas Argentinas, se rendirían al comandante Británico, respetándose las siguientes condiciones:

1) Las Unidades conservarían sus banderas

2)Los Oficiales conservarían sus armas, mientras estuvieran en las islas

3)La administración y gobierno de las tropas, sería ejercida por sus mandos naturales.

4) Se formarían grupos de trabajos mixtos, para resolver y coordinar problemas de personal y logística.

5) El regreso de personal argentino al continente podría hacerse en buques de  bandera propia.

6) Las tropas argentinas, deberían estar agrupadas en la zona del aeropuerto, pero evacuarían Puerto Argentino, recién a partir del día siguiente.

7) La ceremonia de firma del documento, sería absolutamente reservada y sin la presencia de periodistas

También se acordó que a las 19 Hs. se haría una reunión con el General Moore para firmar el documento formal de la rendición

Fue en esta oportunidad que el Gral. Moore mencionó: .."Debí llegar aquí hace tres semanas, pero los argentinos lo impidieron, nos dieron mucho trabajo."(Sic)

En esa histórica circunstancia, el General Menéndez corrigió el texto presentado por el General Moore. tachando la palabra "incondicional".Posteriormente la propaganda Británica, pretendió restar importancia a hecho e incluso más, en algunos casos, ridiculizarlo, pero sin embargo de hecho, se cumplieron las condiciones acordadas, que sin duda valorizan la afirmación del Gobernador de que fue una rendición "acordada" y no "incondicional"

Es harina de otro costal el tema al que se dio amplia difusión, respecto a que el Gral. Menéndez  se presentó a la firma de la rendición, luego de haberse bañado, vestido y perfumado, (al decir de sus detractores), pero, ese no es un tema que deba ser analizado en esta oportunidad.

 

ACTUALIZACIÓN AL 20/09/2015

 

GOBERNADORES DE MALVINAS ENTRE 1767 Y 1811

Capitán de Infantería          Domingo de Chauri                 1773/74

Capitán de Fragata             Francisco Gil y Lemos             1774/77

Teniente de Navío               Ramón de Carassa                    1777/79

       "       "      "                  Salvador de Medina                   1779/81

Teniente de Fragata           Jacinto de Altolaguirre             1781/83

Capitán de Navío                Fulgencio Montemayor             1783/84

Teniente de Navío              Agustín  Figueroa                      1784/85

Teniente de Fragata          Pedro de Masa y Castro              1785/89

Capitán de Fragata           Ramón de Carilac                       1789/90

Teniente de Navío              Juan José Elizalde                     1790/91 y 1792/93

       "       "      "                  Pedro Pablo Sanguineto           1791/92-1793/94 y 1795/96

       "        "      "                 José de Aldana y Ortega           1796/97

Capitán de Fragata            Luis Medina y Torres                1797/98 y 1799/1800

       "      "        "                 Francisco Javier de Viena        1800/01

Teniente de Navío              Ramón Fernández de Villegas  1801/02

        "      "       "                 Arturo Leal de Ibarra                1803/04 y 1805/06

Capitán de Fragata           Bernardo Bonavia                      1802/03-1804/05 y 1806/08

1º Piloto de la Real Armada    Gerardo Borda                     1809

2º Piloto de la Real Armada    Pablo Cuillén                      1810/11

Luego las Provincias Unidas del Río de La Plata al declarar su Independencia el 1816 heredan estos territorios, los que ocupan recién en 1820 por intermedio del Coronel de Marina David Jewet que arriba a las islas al comando de la fragata "Heroína" asumiendo su gobierno.

En 1825 Gran Bretaña reconoce la Independencia de las Provincias Unidas y firma un tratado de paz y comercio, sin efectuar objeciones en cuanto a la ocupación de las islas.

El 10 de junio de 1829 el gobierno argentino crea la "Comandancia Política y militar de las Islas Malvinas y adyacentes al Cabo de Hornos en el Mar Atlántico"

En el decreto respectivo, se menciona: "Hallándose justificada aquella posesión por el derecho de primer ocupante, por el consentimiento de las principales potencias marítimas de Europa y por la adyacencia de éstas islas al continente que formaba el Virreinato del Río de La Plata, de cuyo gobierno dependían ."