INDIGNACIÓN..!

 

Este es el tipo de nota o editorial que nunca querríamos hacer. Lamentablemente, el nivel cultural  de nuestro pueblo va en franco deterioro, es incomprensible  e inaceptable el tenor de ciertas actitudes, más propias de seres irracionales que de habitantes de este bendito suelo.

Nos referimos a  hechos acaecidos casi a diario en el monumento a los caídos en Malvinas en la ciudad de Mar del Plata, al que el paupérrimo nivel de cierto turismo que asiste a esta ciudad, a tomado como lugar de reunión para llevar a cabo las más increíbles actitudes. Así es como encontramos en varias oportunidades gente lavando ropa en la fuente que rodea las placas con los nombres de nuestros héroes y que representa el mar que rodea a las islas, otros a modo de pic nic, comiendo sentados al borde de la fuente utilizando las veredas y escalones como improvisadas mesas y bancos, en las que extienden toda suerte de elementos alimenticios y que luego arrojan en el lugar. Pero lo que creemos que colmó el vaso fue la actitud de unos sinvergüenzas - no cabe otro calificativo - que decidieron utilizar la llama votiva  (que a modo de eterno reconocimiento y respeto a nuestros héroes permanece constantemente encendida,) "  para cocinar un pollo",  y esto es  verdad, aunque algún desprevenido le parezca  una chanza, ello ocasionó el deterioro del elemento y la llama se apagó. 

Este monumento, es la representación de las tumbas de estos héroes y el homenaje de la ciudadanía  bien nacida, que  debería ser motivo del mayor de los respetos y reconocimiento. Aún en el supuesto que no se compartiera una idea o no se creyera en su significado, sería motivo suficiente el decoro y el respeto a los demás ciudadanos que debería ser una norma de la convivencia.

No compartimos la idea, - a la que consideramos un error -  de pensar que esto es sólo producto de una inestable situación económica, o una frustrante actitud política de los gobernantes de turno.

La pobreza, la falta de trabajo o la inseguridad social, nunca han sido óbice que condicione la educación, la cultura y en última instancia, el sentido común de las personas. 

La cultura es algo que debe transmitirse de padres a hijos, a lo que se le debe agregar la lógica cuota de educación, todo ello forma en el niño, luego adolescente, un criterio de ubicuidad y de respeto. Respeto a sus mayores a sus tradiciones, a su historia, a su idiosincrasia. El profundo pozo en que ha caído el grueso de la sociedad argentina, llevará años de lucha y entrega para poder estabilizar sus valores crear conciencia y revertir la lamentable pendiente que nos lleva inexorablemente  a la desintegración moral y social.

Uno de los basamentos primordiales de una sociedad, es "la memoria de sus raíces" si se carece de ella, se pierde uno de los pilares fundamentales que hacen a su unidad como pueblo.

Dijo una vez Domingo Faustino Sarmiento, siendo presidente de la Nación, que:" en tanto hubiera chiripás, no habría ciudadanos", ( prenda usada por los gauchos) haciendo clara alusión a la importancia de terminar con un atraso manifiesto. Su visión era muy aguda, adelantado a su época, supo catalogar perfectamente la situación y vislumbrar el pobre futuro que esperaba a la Nación.

Estudioso y admirador de los pueblos avanzados, analizó  y comprendió rápidamente que el progreso y el futuro de una nación se asienta sobre tres pilares básicos,  EDUCACIÓN, CULTURA Y RESPETO.

Pretendió por lo tanto comenzar por el  primer escalón de esta trilogía, de ahí su casi obsesiva actitud que lo llevó a crear una importantísima cantidad de escuelas, ya que logrando educar al pueblo, este aceptaría y apreciaría su cultura (la del pueblo) y teniendo incorporadas ambas premisas, el tercer ítem ( el respeto ) surge espontáneamente, ya que forma parte indisoluble de las personas educadas, el respeto a las normas de vida civilizada, representada por los distintos valores culturales y lógicamente, el respeto a las leyes. ( * )

Décadas de gobiernos inconstitucionales en los que se enquistaron los más diversos y deplorables personajes, (Políticos, industriales y empresarios de muy dudosa reputación) alentaron - en su propio beneficio -  una marcada y creciente ineficiencia educativa, hoy el nivel cultural de la clase docente es de las más bajas en la historia, y lo que no se enseña o aún peor, se mal enseña en la niñez, marca inexorablemente un triste futuro para la sociedad toda. Las  generaciones actuales llegaron a la mayoría de edad sin haber recibido instrucción cívica, ni histórica y con una ignorancia total de los valores culturales nacionales.

Nota: En un artículo que se publicara en distintos diarios de circulación masiva, podemos comprobar la veracidad de nuestras afirmaciones. En el mismo se menciona que en una investigación llevada a acabo por la Asociación Internacional para la Evaluación del Desempeño Educativo en 35 diferentes países, los estudiantes argentinos se encuentran catalogados entre los que peor leen y comprenden los textos, en lo que sólo superan a sus similares de Irán, Kuwait, Marruecos y Belice.  Esto resulta sorprendente en principio ya que en la Argentina, se dedica a la tarea de enseñar a leer, un tiempo significativamente mayor que el de otros países, tales como EE.UU. y Lituania en los que sin embargo, los resultados son muy alentadores, esto marca la excelencia de la enseñanza impartida.

El advenimiento de la democracia encontró una sociedad  acostumbrada a ser dirigida y encausada dentro de limites pre establecidos  y en la que la censura era una constante. La falta de conocimiento e instrucción cívica llevó a la mayoría( alentada por declaraciones de inescrupulosos políticos, que pregonaban que con la democracia se come, se cura y se educa) a pensar que ésta era una forma de gobierno en la que cada cual tiene permiso para hacer lo que quiera, y eso no es democracia, sino anarquía, ya que en democracia para ser libre "hay que ser esclavo de las leyes".

Los pueblos ignorantes, están condenados a ser siempre engañados y dominados  y cuando a ello sumamos una cuota de soberbia y autosuficiencia tan común en el argentino, alcanzamos el nivel actual de pobreza social, económica y cultural en que nos encontramos inmersos.

-0-0-0-  

 ( * ) Muchos nacionalistas, defensores del gaucho, historiadores etc. malinterpretaron siempre las palabras -  o más precisamente el significado de ellas -  vertidas por el prócer sanjuanino.    

Sus detractores, tomaron esta actitud, como un ataque frontal e injustificado al gaucho y a lo nacional, es posible que esto haya sido así porque, en su ansiedad por acelerar los tiempos, se mostró sumamente impaciente y reacio a esperar un período prolongado para ir revirtiendo la situación.

No debemos olvidar que el gaucho, carne de cañón, utilizado por cuanto político, militar o caudillo necesitó de gente ignorante, fácil de engatusar, barato y valiente, surge en nuestro país, como producto del asentamiento en este suelo de los inmigrantes las primeras épocas, ( la colonización) la mayoría de escasísimo nivel educativo,- en rigor, la gran mayoría eran tripulaciones que se integraban con ladrones, criminales y deportados, que encontraban en esa tarea, la libertad, de la que no podían gozar en sus pueblos de origen - y de la mezcla de las distintas razas con las existentes en el lugar - los aborígenes - que no eran precisamente un dechado de virtudes, producto de su ignorancia y del mal trato recibido por parte de los colonizadores, se convirtieron en ladinos, ladrones criminales y sanguinarios.

De todo ello surge el gaucho, muy patriota es cierto, pero su ignorancia y su incultura, muy bien aprovechada por los señores adinerados asentados en nuestras tierras,( que manejaban y orientaban según su conveniencia)  no permitía que esta Nación surgiera como un estado progresista y fecundo, por otra parte, los intereses de los señores feudales y terratenientes no admitían la culturización y/o educación de la plebe, pues con ello se pierde el dominio que fácilmente se ejerce sobre el ignorante.

El común de la gente confunde y califica con esta denominación genérica (gaucho ) a todo habitante de las zonas rurales, si bien en cierta medida es correcto, se debe diferenciar al gaucho trabajador, entregado a las labores rurales etc. del gaucho pendenciero, camorrero,  y poco afecto a las labores. A ellos hacía referencia Sarmiento. Inmerso en un perverso circulo vicioso , en que, producto de la discriminación generalizada de que era objeto actuaba en forma defensiva  y esta actitud lo llevaba  a ser más y más marginado. Pocos fueron los que encontraron en esa difícil situación el camino del trabajo, del sacrificio y del culto al respeto por las leyes y por la sociedad.  Ellos fueron los que permitieron, con su trabajo y su sacrificio, hacer grande  e importante a este país, que luego se vería enriquecido con el aporte de millones de inmigrantes que huyendo de la guerra y de la miseria que los acosaba en Europa llegaron a esta tierra para " hacerse la América"

Esto es lo que vio Sarmiento y pretendió combatir.

Aclaramos que no pretendemos crear debate, apoyar, criticar ni polemizar sobre Sarmiento su obra y pensamiento, solamente hacemos mención de esta circunstancia por tener relación directa con el tema que nos ocupa, y marca un poco, la antigüedad del problema.

Los marginados de nuestros días, lo son por idénticas o similares razones, pero básicamente la raíz del problema es la misma. LA IGNORANCIA, LA FALTA DE EDUCACIÓN Y RESPETO.

El Sarmiento de nuestros días diría que " en tanto haya piqueteros no habrá ciudadanos"