DISTINTAS ALTERNATIVAS QUE HUBIERAN PODIDO APLICARSE EN EL DESARROLLO DEL CONFLICTO.

Sus Pro y Contras

Se mencionó insistentemente que la Argentina debió empeñar sus esfuerzos en el periodo comprendido entre el 2 de abril y el inicio propio de la guerra en extender la pista de aterrizaje existente en la isla Soledad, lo que hubiera permitido que los aviones caza y cazabombarderos hubieran podido operar desde el territorio insular, contando de esta forma con un mucho más amplio radio de acción y carga suficiente de combustible como para haber mantenido al enemigo y su flota mucho más lejos de Puerto Argentino.

Análisis de esta alternativa: INVIABLE

Causas de la inviabilidad:

En primer lugar: La ubicación de la pista existente en la Isla en esos momentos no ofrecía muchas posibilidades concretas de extensión, al menos en la medida necesaria para asegurar su operabilidad con aeronaves de altas prestaciones ni tiempo físico suficiente para los trabajos a realizar atentos a las características del terreno, ya que el tendido de las placas de aluminio con que se amplió la cabecera de la pista no resultan aptas para la circulación de aeronaves de combate las que ejercen una extrema presión sobre las mismas con sus pequeñas ruedas que soportan los elevados pesos de un aparato de esas características configurados con más de una tonelada de bombas pendientes de sus afustes y lanzados a altas velocidades en el carreteo de despegue y/o aterrizaje.

En segundo lugar: Su proximidad a la costa la hacía altamente vulnerable a los ataques nocturnos desde las naves de superficie.

En tercer lugar: No debemos olvidar que la Argentina carecía de aeronaves con aviónica de operatividad nocturna, lo que hubiera condenado a los aviones de combate a permanecer en tierra durante las largas noches Malvinenses convirtiéndose en blancos muy rentables para un enemigo equipado con elementos que le permitían operar "todo tiempo". Se contempló la posibilidad de que fuera utilizada en circunstancia extrema para aterrizar alguna aeronave de combate en emergencia. Lamentablemente la única vez que se pretendió hacerlo la artillería antiaérea propia derribo el aparato muriendo su piloto, caso que comentamos en nuestros relatos respectivos.

- - - -

Otra alternativa contemplaba ubicar el Crucero ARA Gral. BELGRANO en la Bahía de Puerto Argentino para que con el temible alcance y calibre de sus cañones diera protección al aeropuerto y la zona.

Análisis de esta alternativa: INVIABLE 

Causas de la inviabilidad:

El viejo Crucero estaría en condiciones teóricas de llevar adelante esta misión pero, a poco de estudiar los pro y los contra debemos aceptar que su subsistencia en esas circunstancias, hubieran sido tan efímeras como lo fueron en realidad. No debemos olvidar que una vez más, la tecnología que manejaba el enemigo y las carencias propias. Los sistemas de adquisición de blancos que poseía el BELGRANO eran de última tecnología en la segunda guerra mundial, en 1982 resultaban obsoletos, fácilmente el enemigo le hubiera hecho agotar su munición creando falsos blancos en sus pantallas radáricas y luego hubiera sido hundido mediante el empleo de misiles de largo alcance.

- - - -

Una planificación llevada adelante por la plana mayor de la Armada Argentina preveía un ataque de pinzas sobre la "confiada " flota Británica, la misión fue malograda por la inexplicable ausencia total de viento en ese momento en la zona de operaciones, que impidió que los aviones argentinos pudieran despegar cargados con sus bombas y tanques suplementarios.

Análisis de la alternativa: ALTAMENTE VIABLE

Esta circunstancia que podía haber cambiado totalmente el desarrollo posterior de los acontecimientos, contemplaba el ataque de al menos a un portaaviones enemigo con altas probabilidades de que el mismo quedara fuera de combate lo que hubiera resultado definitorio pues la fuerza de tareas británica no hubiera podido mantener el peso del conflicto con un solo portaaviones. Esto fue reconocido por el almirantazgo británico que catalogó esta circunstancia como de "mucha suerte" para sus pretensiones.

- - - -

Quizá la más VIABLE y que habría resultado sencillamente determinante hubiera sido el minado de las costas, fundamentalmente del Estrecho San Carlos lo que habría impedido el desembarco Inglés. El propio comandante J. Moore comentó esta circunstancia en un reportaje que se le efectuara años después de la guerra. Mencionó que era lo que más temían e incluso no contaban con elementos para contrarrestar esta circunstancia y contó que increíblemente  debió arriesgar una fragata enviándola a navegar por el estrecho para comprobar si estaba "limpio". La Argentina no efectuó este minado por no poseer en sus arsenales elementos de este tipo.

- - - -

Muchas otras opciones fueron analizadas propuestas y descartadas antes, durante y con posterioridad al conflicto. Entre ellas podemos citar la posibilidad de lanzar sobre las Islas tropa aerotransportada, (paracaidistas) esta opción fue seriamente analizada durante el desarrollo de la batalla de Darwin, finalmente debió descartarse debido a los factores de riesgo muy desfavorables, como la neta superioridad aérea inglesa, la escasa cantidad de aviones de transporte en condiciones de encarar estas misiones y la importante presencia enemiga en la zona de la que por otra parte no se contaba con datos muy precisos. Los cálculos más optimistas estimaban las bajas posibles en un cercano al 65%  a todas luces: INVIABLE

- - - -

En esos días, un oficial de inteligencia de la Armada Argentina presente en las Islas, elaboró un plan sobre la marcha que contemplaba el empleo de lanchas rápidas de ataque que posee la Armada en conjunto con el submarino que operaba en la zona para "encerrar" a la flota británica en la boca del estrecho San Carlos. Aunque a priori el plan parecía descabellado, (y así lo entendieron los responsables de la fuerza) tenía mucha VIABILIDAD y su implementación hubiera derivado en un serio revés para el enemigo que se hallaba confiado en el echo de que la Armada Argentina no arriesgaría sus unidades luego de la experiencia del Belgrano y que fue en definitiva lo que ocurrió.

- - - -

Alguien propuso el bombardeo de saturación sobre la cabecera de playa que los británicos implementaron en su desembarco en San Carlos, ( Algo que aún al decir de los propios británicos hubiera sido fatal, determinando la derrota de la fuerza de tareas) pero para ello se debía contar con aviones bombarderos de los que la Argentina sólo contaba con cuatro unidades, los Canberra, si bien estas nobles y anticuadas máquinas desarrollaron un importante y efectivo papel en el bombardeo nocturno, su lentitud y gran porte los convertían en altamente vulnerables como para encarar este tipo de misión sin una adecuada protección de cazas de los que la argentina no contaba en número ni disponibilidad suficiente (recordemos que los Mirage III E habían sido retirados del frente y destinados a distintas bases en el continente en previsión de un posible ataque aéreo al mismo) Esta función podía haber sido cubierta por los cazabombarderos Sky Hawk A4B, (cuando posteriormente atacaron a la tropa en tierra se mostraron altamente eficaces) en su lugar se prefirió mantener el acoso a la flota de superficie, lo que permitió a los británicos consolidar la cabeza de playa y "salvar la ropa en el desembarco".

- - - -

Podríamos seguir explayándonos en más y más circunstancias que fueron, podrían haber sido o deberían haber sido pero obviamente nada cambiaría, todo pasa a formar parte de la experiencia de una guerra desarrollada en condiciones únicas e irrepetibles para ambos bandos.