La presente carta la recibimos por e-mail remitida por un querido amigo al 

que le fue enviada por su autor. No efectuamos comentarios al respecto.

 

ORGULLOS Y VERGÜENZAS EN EL 2 DE ABRIL

    

Se termina este 2 de abril cuando se cumplen 25 años de la recuperación de las Malvinas, día en el que embanderé el balcón de mi casa, evoqué con emoción y orgullo a nuestros combatientes y acabo de volver de la Misa que oramos en su recuerdo y homenaje en la Catedral Metropolitana.

 Antes de que la jornada termine quiero mandar este mensaje para resaltar dos hechos que no sorprenden, pero que sí avergüenzan.   

  1. El Presidente de la Nación y Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas no asistió al acto central de homenaje a quienes combatieron en Malvinas que se hizo en Tierra del Fuego, desmintiendo en los hechos a su ministro de Defensa que había anunciado que iba a concurrir.   
  2. En el aviso publicado hoy en todos los diarios por el Ministerio de Defensa y la Presidencia de la Nación titulado “Honor a los Caídos en Malvinas”, antes de los nombres de nuestros compatriotas muertos en aquella gesta, se escribe: “El Gobierno Nacional brinda homenaje a los soldados, suboficiales y miembros de las Fuerzas Armadas, a los integrantes de la fuerzas de seguridad y civiles caídos en el conflicto del Atlántico Sur” (sic). ¿Por qué “soldados, suboficiales y miembros de las Fuerzas Armadas” y no “soldados, suboficiales y oficiales de las Fuerzas Armadas”?. Supongo que ha de ser por que la Presidencia de la Nación y el Ministerio de Defensa, en una actitud que sólo puede ser calificada como infame, se niegan a reconocer que hubo OFICIALES de las Fuerzas Armadas que murieron en Malvinas como héroes, comenzando por el capitán Giacchino, de la Infantería de Marina, caído el mismo 2 de abril. Como puede constatarse, ni a los que murieron por la Patria se respeta.

   Que Dios y la Virgen María nos asistan.   

Víctor Lapegna