MALVINAS: UNA OPORTUNIDAD PARA NACIONALIZAR CONCIENCIAS

 
(Conferencia dictada por Francisco José Pestanha, Presidente del Instituto de Investigaciones Históricas, Políticas y Estratégicas “Malvinas, Patagonia e Islas del Atlántico Sur”)
fpestanha@arnet.com.ar, institutomalvinas@
 
 
                    “ La cultura argentina había vivido de espaldas a la realidad en el siglo XIX, lo que no puede extrañar porque esa realidad no era audible ni visible ... Esa falta de visión la suplió la nostalgia del pasado en el Martín Fierro (pese a la repugnancia visceral de los europeístas y diletantes del 80). Empezaría a aflorar, como vimos, en la generación del Centenario con La restauración nacionalista prematura, porque nadie sabía qué era lo nacional a restaurar”.                                                                           José María Rosa
 
 
Ante todo, mi eterno agradecimiento por la invitación a los integrantes de la Comisión de Familiares de caídos en Malvinas e Islas del Atlántico Sur.
 
En una conferencia inaugural que tuve el placer de presenciar, Enrique Oliva denunció enfáticamente la ausencia, en todos los niveles educativos del país, de referencias a la reivindicación histórica de nuestros derechos sobre las islas Malvinas y demás islas del Atlántico Sur. Recordaba Oliva que durante el transcurso de su propia experiencia educativa la presencia de dicha cuestión era constante - e inclusive - en muchas de las aulas, relucía un cuadro con la leyenda “las Malvinas son Argentinas”. Al concluir su alocución, sostuvo el maestro que la “desmalvinización” en el espectro educativo, tenía para él un objetivo claro y preciso: desnacionalizar las conciencias de las nuevas generaciones.
 
Este último párrafo, mediante el cual Oliva sintetizó lúcidamente uno de los grandes dramas de nuestro tiempo, me dio pie para emitir  las siguientes reflexiones, que anhelo contribuyan a un auspicioso debate que afortunadamente se reabre en estos tiempos.
 
Creo entender que las escasas referencias reivindicatorias no sólo respecto a nuestros derechos sobre las Malvinas y las islas del Atlántico sur, sino además a la mismísima gesta de abril de 1982, no resultan un hecho casual ni responden, como suelen sostener algunos de los gurúes de la psicología social, a las consecuencias traumáticas de la derrota. 
 
 Muy por el contrario, el fenómeno de desmalvinización es consecuencia de una estrategia que no es nueva, y que se encuentra vinculada a relaciones de poder que se manifiestan ancestralmente en la humanidad, y que dan cuenta de una determinada situación o pretensión colonial. En tal sentido, la reivindicación permanente y persistente de una porción de nuestro territorio, arrebatada unilateral y arbitrariamente, y su posterior tentativa de recuperación, constituyen verdaderos desafíos que, desde cualquier perspectiva colonial, deben ser desnaturalizados - o lo que es mejor aún - condenados al olvido. La epopeya de Vuelta de Obligado acontecida 20 de noviembre de 1845 -por ejemplo-, sufre aún hoy consecuencias similares y pueden encontrarse en la historia de otras naciones sujetas a presiones o pretensiones coloniales, ejemplos análogos.
 
Reconozco que sostener este tipo de posiciones en una sociedad donde en términos de Methol Ferre la mentalidad escolástica inunda los ámbitos académicos y mediáticos se torna dificultoso, ya que suele acusársenos de conspirativos o paranoicos. No hace mucho tiempo un intelectual de “prestigio” para nuestra intelligentzia me imputó públicamente (en un panel organizado por la Secretaria de Cultura de la Nación), el apotegma de anticuado y anacrónico - ya que según él - las categorías a partir de las cuales el Pensamiento Nacional aborda la realidad no contemplan la existencia de fenómenos inexorables (siempre según él) como por ejemplo el de la globalización. Además sostuvo   que los imperios tal como fueron concebidos en siglos anteriores ya no existen. ¡Pobre ingenuo!, después de palmarias demostraciones de la reciente fase del conflicto en Medio Oriente, no creo que pueda sostenerse tal afirmación. De estar vivo, don Arturo Jauretche le hubiera imputado con su conocida vehemencia  el conocido mote de “zonzo”.
 
Pero más grave que el fenómeno colonial, que resulta una constante histórica ancestral, es el que se vincula a una mentalidad que circunda a nuestras clases ilustradas y que se manifiesta  como aquella tendencia presente en nuestras elites intelectuales a deslumbrarse por los contenidos y metodologías provenientes del mundo culto y civilizado y a seguir sus modas conceptuales (mentalidad escolástica según Methol Ferré). La generación vencedora de Caseros, de la cual Sarmiento y Mitre fueron dos de sus representantes mas conspicuos, constituye un claro ejemplo de este tipo mentalidad, ya que impulsaron con suma fortaleza (y por que no con cierta eficacia), un proyecto de país que Jauretche describió magistralmente como el de “hacer la Europa en América”.
 
La dicotomía “civilización o Barbarie”, sobre la que se asentó su concepción de esta generación,  donde la “barbarie” era la consecuencia de la interacción entre lo americano “bárbaro por excelencia”, y lo español,  decadente por consecuencia y la “civilización”, el emergente de la ilustración europea, determinó todas y cada una de sus acciones. Así por ejemplo, bajo la dictadura de este falso dilema, la guerra del Paraguay fue presentada, relatada y exaltada como una batalla contra la “barbarie”, y la gesta de Vuelta de Obligado, como una osadía imprudente contra la civilización.
 
Debe entenderse que la mentalidad escolástica es sumamente redituable para las elites, ya que al entrañar un acoplamiento amigable entre ellas y las estructuras de producción de sentido que emergen del “mundo civilizado”, les permite a los intelectuales el acceso al financiamiento que dichas estructuras impulsan (publicaciones, viajes, congresos etc.).
 
 De un simple análisis de los programas, contenidos, y de la bibliografía recomendada en las diversas cátedras que abonan el universo local de las ciencias sociales - en especial – de los correspondientes a la universidad pública, surge nítidamente dicho acoplamiento y el profundo desconocimiento respecto a una corriente de pensamiento (el nacional) que durante el siglo pasado nos legó mas de cinco mil textos sin contar, artículos periodísticos, revistas y otras publicaciones.
 
Según nuestras estimaciones, mas del 70 por ciento de referencias bibliográficas en nuestra universidad son de autores extranjeros o exégetas locales de aquellos. Similar fenómeno acontece con las distintas corrientes e instituciones  educativas que pululan no solamente en los ámbitos académicos, sino también en los ámbitos de gestión pública.
 
El mundo académico de nuestros centros urbanos se ha formado -  como describe José Maria Rosa en el encabezado - bajo la impronta del iluminismo, del universalismo y del narcisismo intelectivo, y los centros de formación docente suelen responder aún hoy - salvo honrosas excepciones - a dicha tendencia.
 
Las razones por las cuales se consolidó este tipo de mentalidad  en las elites de nuestro país son variadas y complejas. Enunciarlas y explicarlas excedería con creces el espacio de esta conferencia, y además, han sido descriptas con suficiente profundidad, entre otros, por Arturo  Jaurteche y Juan José Hernández Arregui. Pero eso sí, bien vale resaltar, que de la simple comparación entre metodologías y contenidos presentes en países sujetos a relación o pretensión colonial, y de aquellos que los ejercen, surgen nítidas diferencias, sobre todo en lo que se refiere a la disposición de recursos orientados hacia la investigación teórica de factores cohesivos.
 
La cuestión nacional, y todos los tópicos a ella vinculados, son por ejemplo en Francia una cuestión científicamente relevante. Por el contrario, en los ámbitos académicos locales conceptos como nación, nacionalismo, telurismo, tradición, nativismo, o similares suelen ser despreciados por reaccionarios, anacrónicos, o anticuados, y en general, no existen líneas de financiamiento para investigaciones que aborden el cúmulo de fenómenos sociológicos de potencialidad cohesiva. Salvo algunos recursos destinados hacia investigaciones históricas de tipo retrospectivo para abordar críticamente la formación del nacionalismo argentino, las otras brillan por su ausencia. En cambio,  pululan las investigaciones de orientación clasista, genérica, sectorial, etc.
 
Un de las cuestiones mas significativas es la vinculada al desprecio académico por fenómenos como el nacionalismo. El problema  no resulta  muy complejo, pero eso si denota una profunda ignorancia, ya que la palabra nacionalismo suele ser inmediatamente asociada a los fenómenos nacionalistas acontecidos en el viejo continente, y en tanto, asociado a la ferocidad de experiencias acontecidas durante el siglo pasado como el nacional – socialismo alemán. Pero el nacionalismo no admite una única versión. Ese es un craso error teórico de los escolásticos, y además, una actitud que presupone una tosquedad supina.
 
Para sostener tal afirmación me remito por ejemplo a las elaboraciones teóricas del mexicano José Vasconcelos o del compatriota Scalabrini Ortiz,  quienes en su tiempo  plantearon una concepción multígena e integradora del nacionalismo iberoamericano en contraposición al totalizador, homogeneizante y excluyente del europeo. Claro, ni Scalabrini ni Vasconcelos son objeto de estudio ni de actualización en nuestras universidades, como tampoco otros autores que abordaron desde otras perspectivas la cuestión nacional. Recién ahora algunos de ellos empiezan a ser incorporados tangencialmente a los programas no por voluntad, ni por convicción, sino por la propia fuerza de la realidad histórica.
 
El proceso de la desnacionalización cultural de las conciencias que señalo Enrique Oliva, fue y debe ser objeto de estudio del pensamiento nacional.
 
Textos tan esclarecedores como los de Jauretche y Scalabrini, pero también de otros tantos, como José Luis Torres, Ramón Doll, Leonardo Castellani, Hernández Arregui, Fermín Chávez, etc,  dan cuenta que el mismo fenómeno que hoy condena al ostracismo educativo y cultural a la Gesta de Malvinas, fue una constante durante el siglo pasado. Aun hoy “prestigiosos intelectuales” siguen sosteniendo que el pensamiento de esos autores  - y de otros tantos - no son “científicos” en virtud que no responden a los parámetros académicos de la época, o simplemente  por que no emergieron de dichos ámbitos, donde según ellos, se produce exclusivamente el caudal de la ciencia.
 
Esta actitud -a tiempo vista- resulta hoy insostenible, discriminatoria, burda e ignorante, ya que centraliza la producción científica en un ámbito determinado, cuando es harto sabido que  los ámbitos académicos están circundados también por las relaciones de poder, y como tales, determinadas por las estructuras de producción de sentido que así como incluyen sus consonancias excluyen todo conato de producción alternativa. Para quien les habla no cabe duda: Hay en nuestro país y en iberoamérica una verdadera ciencia social extraacadémica que emerge fuera de las instituciones, y que reclama su inclusión definitiva.
 
- Razones  para desmalvinizar-
 
El fenómeno de desmalvinización, que no se circunscribe sólo a la gesta del 2 de abril de 1982, sino que se extiende a las distintas fases de reivindicación del archipiélago desde su apropiación ilegítima por parte del imperio Británico, expone llamativas coincidencias entre la estrategia colonial – en este caso británica - y la mentalidad escolástica de nuestras clases ilustradas.
 
Para la estrategia colonial Británica la reivindicación de la causa de  Malvinas:
 
a. -  Representa una acción desafiante e inaceptable.
b.- Representa una agresión contra sus intereses y su prestigio nacional.
b.- Presupone el riesgo de contribuir a despertar la formación de una conciencia propia alrededor del reclamo
 
Para la Mentalidad escolástica de nuestra  intelligentzia:
 
a.-   Representa un reivindicación anacrónica y bárbara contra el mundo “civilizado”, y en tanto, una resistencia trivial que debe ser neutralizada.
       b.-   Representa un agresión contra sus intereses, ya que los mismos,  están anudados a los centros de producción de sentido.
       c - Representa un riesgo para su estabilidad ya que potencialmente  contribuir a la formación de una conciencia nacional.
 
Contra estas variables hay que presentar batalla.
 
Como ustedes saben, hemos tenido experiencias concretas con alumnos pertenecientes a las nuevas generaciones, encarando la gesta de Malvinas desde una perspectiva diferente, que apunta hacia el conocimiento real de las expectativas del veterano.
 
 Muchos de ustedes además han sido testigos de una experiencia sorprendente, y a la vez, sumamente regocijante.
 
Creo que la reacción positiva de los jóvenes estudiantes respecto a la gesta encuentra una explicación: venimos de décadas de experiencias criticas y convulsivas, pero además, de años de práctica intelectual auto denigratoria. Los medios y las academias siguen transmitiendo la visión de una Argentina congénitamente condenada al fracaso, privada de valores, donde todo vale, donde la anomia reina. Estos contenidos, aunque algunos les encuentren cierto basamento real, generan en las nuevas progenies una profunda inseguridad en el presente y acicatean una mayor incertidumbre respecto al futuro.
 
Al encontrarse el alumno cara a cara con el combatiente desvictimizado, orgulloso de su participación en la gesta y ávido de reconocimiento, se encuentra con valores concretos como la entrega, el sacrificio y el heroísmo  - y a la vez  - con una historia no contada, no sabida, tendenciosamente no divulgada. Y allí es donde cobra fuerza un elemento primordial en la educación: la formación.
 
En ese sentido, cabe recordar que educar no solamente implica instruir sino formar en valores, como enseñan nuestros maestros. Y es aquí donde la causa Malvinas cobra profunda virtualidad científica y académica y donde comienza el desafío de nuestros pensadores.
 
 Lamentablemente el tiempo otorgado no me permite desarrollar algunas líneas vinculadas a este tópico. Las dejo para otra oportunidad. Pero quiero destacar que al momento de emitir sus conclusiones, muchos alumnos me han confesado lo impactante de la experiencia, y a la vez, lo esperanzador de la lección. No es el héroe de lectura con el que se contactaron, es el héroe concreto, de carne y hueso a traves del cual su mensaje cobra una significativa importancia.
 
Para concluir, insisto: la causa de Malvinas tiene una valor de una potencialidad incalculable desde el punto de vista educativo y sobre todo formativo. Puede -si actuamos con inteligencia-, constituirse en una de las herramientas formativas mas importantes para la renacionalizacion de las conciencias. Pero para ello, hay que sacar de foco a las lacrimógenas lamentaciones como la de “Iluminados por el fuego”, o de los “Chicos de la guerra”, y la victimización de los combatientes que tanto daño han generado. Uno puede aceptar que determinado producto estético represente una visión parcial de la realidad, pero de allí a que esa visión se transforme en la síntesis de una epopeya histórica que nos antecede y que seguramente nos sucederá en el tiempo sería tanto un error imperdonable como un desafortunado mensaje para el futuro.
 
Los forjistas nos enseñaron hace bastante tiempo ya que, hurgando en las relaciones internacionales de poder podemos encontrar claves para entender alguno de nuestros dramas. Ellos, por ejemplo,  denunciaron el pacto Roca - Runciman como eje central de un dominio británico que se extendía en las redes en la vida nacional. Nuevos desafíos se abren hoy para las generaciones venideras a  partir de los  “acuerdos de cooperación” de 1989 y 1990 – en donde no cabe duda - se establecieron las condiciones de post guerra. Es allí el lugar preciso donde encontrar signos claves de los que sucedió en las décadas posteriores.
 
En tiempos de FORJA les tocó a los extraacadémicos y paracientificos de ese pensamiento desentrañar científicamente las redes de la opresión, y con su labor protoperonista dieron sentido al movimiento político más importante del siglo pasado .
 
Dios quiera que esta vez el desafío sea asumido por nuevas generaciones de “nacionales”, y que nuestras entidades académicas y científicas asuman de una vez la misión que les corresponde. Sea nuestro anhelo que la causa de Malvinas, se constituya el norte de esos futuros descubrimientos.
Muchas gracias.
 
 
 * SE PERMITE LA REPRODUCCIÓN CITANDO LA FUENTE.
 

 


Obispo: Ambiguo o Desafortunado



Recientemente, se difundieron declaraciones realizadas por Monseñor Juan Carlos Romanín, Obispo de Río Gallegos sostiene que "..."Todas las bajezas y crueldades humanas que se entremezclaron en su muerte, se van repitiendo a través de la historia. Muchas de ellas, en distintos grados, se dieron en los hechos que sacudieron a nuestra Patria en 1982. Este año se cumplen 25 años de aquellos acontecimientos". Continúa diciendo que "aunque el territorio de las Islas Malvinas conforma una jurisdicción propia que depende directamente del Santo Padre el Papa, sabemos que están dentro del territorio de nuestra diócesis de Río Gallegos. Es una realidad que a nosotros nos toca muy de cerca y que nos desafía a tener gestos más comprometidos". ..."
LEER ARTICULO: http://malvinas.foros.ws/viewtopic.php?t=1497&sid=460d584725106246261dfbe5dee85075
 
 
 

DIA DEL VETERANO SIN VETERANOS



El Centro de Ex Soldados Combatientes de la Provincia de Misiones ha tomado la decisión de NO PARTICIPAR de actos oficiales o no, donde participen funcionarios Nacionales o Provinciales.

La idea es NO PERMITIR que nos usen otro año más. Nos juntaremos entre Ex Soldados y Familiares con todos aquellos que quieran participar de la conmemoración de la Gesta.

VER ARTICULO:  http://malvinas.foros.ws/viewtopic.php?t=1494&sid=ffe55db047894a4ca45c08a6661b7b7c
 

 
 
 

ADHIERE GRUPO MAPUEN

AL 25 ANIVERSARIO
DEL 2 DE ABRIL DE 1982




Acto 2 de abril de 2007


se invita a adherir
al documento convocante
CONVOCATORIA


25º Aniversario
de la Reconquista
patriótica
de las Islas Malvinas

2 de abril de 2007, 12:30 hs.
en el Cenotafio, Plaza San Martín, Retiro,
Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Convocamos a conmemorar el 25º Aniversario de la reconquista patriótica de nuestras Islas Malvinas, a ratificar la lucha por nuestros legítimos derechos de soberanía sobre tierras y mares australes y a rendir tributo a nuestros héroes muertos en la guerra Nacional de Malvinas que se libró entre el 2 de abril y el 14 de junio de 1982.

La recuperación de nuestros archipiélagos australes y mares adyacentes completando la integridad territorial de nuestra nación, es un deber irrenunciable de nuestra Nación y nuestro pueblo, en el camino de cumplir con el mandato de los padres de la patria, que al proclamar nuestra independencia el 9 de julio de 1816, se pronunciaron por una Argentina “libre de todo dominio extranjero”.

La recuperación de nuestras Islas y mares australes, fue una legítima acción de la Nación Argentina para restituir a la soberanía nacional territorios ocupados por el colonialismo británico; no pudo nunca, por lo tanto, implicar una agresión de la parte de la República Argentina, como pretende caracterizar el Reino Unido de Gran Bretaña.

Es a la República Argentina a la que asisten todos los derechos de soberanía sobre territorios y mares australes, derechos que Gran Bretaña, en su condición de potencia agresora, avasalló militarmente.

Sin embargo, al cumplirse este 2 de abril de 2007 el 25º aniversario de aquella reconquista, el Reino Unido de Gran Bretaña apoyado en su maquinaria militar persiste en el mantenimiento de una situación colonial, ignorando esos legítimos derechos argentinos de soberanía, todas las resoluciones internacionales que lo obligan a cesar en la usurpación de nuestros mares y territorios y a establecer conversaciones directas sobre el tema de soberanía.

La segunda usurpación iniciada el 14 de junio de 1982, pretendió ser consolidada mediante la sanción de la constitución de la Unión Europea, que en su Título IV “La asociación de los países y territorios de ultramar”, artículo III-286, sostiene la pertenencia de nuestros territorios y mares australes y sector Antártico como de soberanía británica bajo el paraguas de la Unión Europea.

La postergación en la sanción de dicho texto constitucional —que no fue oportunamente denunciado por las autoridades argentinas—, no debe llamar a engaño en cuanto a la decisión de imponer la soberanía del Reino Unido bajo el paraguas de la UE sobre nuestros territorios usurpados.

Mediante su ocupación militar colonialista, el Reino Unido saquea en esa porción de suelo y mares patrios, nuestras riquezas en la zona y constituye una amenaza a la integridad territorial argentina.

continúa en :
http://malvinas.foros.ws/viewtopic.php?t=1485&sid=626ec40325649e4627363eb7f3883a70


 



 

Comisión de Familiares de Caídos en Malvinas e Islas del Atlántico Sur
 
 
LOS CAÍDOS EN  MALVINAS ESTÁN EN LA PATRIA, Y NOS ESPERAN

Respuesta a Jorge Lanata

 
El periodista Jorge Lanata publicó el domingo 18 de marzo una nota en el periódico Perfil, bajo el título “El Cementerio Argentino de Darwin, abandonado. Nadie cuida a los muertos en Malvinas”, que incluye datos incorrectos y medias verdades. Como se trata de un tema que afecta a los sentimientos de los deudos de los Caídos y al conjunto de nuestra sociedad, nos vemos en la obligación de aclarar cada desconcepto vertido.
 
El periodista cita a la (ilegítima) consejera Robertson, quien asegura “ha tratado de comunicarse en vano con la Comisión Argentina de Familiares, sin recibir ninguna respuesta”. Jamás recibimos ningún mensaje de su parte.
 
Luego acusa a los argentinos de incurrir en abandono del cementerio. Nada más falso, como demostraremos. Desde marzo de 1991, en que se realizara el primer viaje de familiares de los Caídos con la mediación de la Cruz Roja, nuestra Comisión promovió y co-organizó con la Cancillería y el Ministerio del Interior, 22 viajes al cementerio de Darwin, constituyendo la única presencia permanente de argentinos en las Islas. También organizó dos homenajes a la zona donde fuera hundido el Crucero “Gral. Belgrano”.(1994 y 1998).
 
Durante seis años (1998-2004), la Comisión de Familiares de Caídos en Malvinas fue protagonista de una verdadera proeza humanitaria, acompañada por las cancillerías argentina y británica: fue capaz de superar las heridas de la guerra y con un conflicto pendiente entre ambos países, logró hacer realidad la construcción del Monumento a los Caídos en las Islas Malvinas. En todos los demás casos, obras de esta magnitud se realizaron entre países que habían resuelto los conflictos que motivaron las acciones bélicas.
 
Al finalizar la construcción del Monumento, la Comisión de Familiares de Caídos en Malvinas e Islas del Atlántico Sur viajó a Malvinas para inspeccionar el final de las obras (marzo de 2005). Gestionó exitosamente ante las autoridades británicas que se le confiriera el mantenimiento del Monumento, como forma de consolidar ese espacio ganado a través de una década y media de presencia periódica en las Islas.
 
Lanata afirma que aún no se saben cuántos son los Caídos en Malvinas, lo que no es cierto. No hay controversia al respecto y existen las Leyes Nacionales 24.950 y 25.424 que consagran a los 649 Caídos como Héroes de Malvinas.
 
Respecto a la contratación en las Islas para realizar las obras de mantenimiento del Monumento, durante estos últimos dos años la Comisión de Familiares insistió para que se le enviara un presupuesto desde las Islas que cubriera el mantenimiento por cinco años, ya que una negociación año a año, entraña múltiples dificultades. La única oferta recibida, por un solo año, provino de la empresa que instaló el Monumento a un costo que se consideró excesivo (6.000 mil libras anuales). Por eso se insistió para que surgieran otras ofertas, ya que las obras de mantenimiento son simples. En enero de 2006, el Sr. Sebastián Socodo ofreció hacerse cargo del mantenimiento por un costo de 4.000 libras anuales. Se le respondió inmediatamente, pero durante varios meses no recibimos su respuesta.
 
            La Comisión de Familiares de Caídos en Malvinas no recibe subsidios del Estado Nacional ni de fundaciones extranjeras, por lo que debemos recurrir a nuestra gestión doméstica para obtener los recursos. Por ello, desde hace más de un año promovemos la sanción de un proyecto de ley que incluye, entre otras cosas, el otorgamiento de los fondos para el mantenimiento del Monumento a los Caídos y del cementerio en Malvinas. También planteamos en diversas oportunidades la necesidad de financiamiento ante diversas instancias del Estado Nacional y hasta del Gobierno y la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires. Todas gestiones infructuosas, por el momento.
 
            Iniciamos entonces una campaña de asociados y de recaudación de fondos, pero recién nos encontramos en sus inicios. La imposibilidad de obtener los recursos por otra vía, nos obligó hace treinta días a recaer nuevamente en la generosidad del Sr. Eduardo Eurnekián y Aeropuertos Argentina 2000, donantes de los fondos para la construcción del Monumento, quienes inmediatamente aceptaron solventar también el costo de su mantenimiento.
 
            Lanata afirma que la mayoría de los restos de los soldados británicos fueron enterrados en el Reino Unido. Es cierto, pero no por los motivos que él sugiere. En realidad, el Reino Unido mantiene el secreto militar sobre el conflicto armado por 99 años. Cualquier ciudadano o funcionario británico que lo viole, es sancionado severamente, como le sucedió al ex funcionario del Ministerio de Defensa británico, Clive Pointing, autor de “El Derecho a saber”, sobre el hundimiento del Crucero “Gral. Belgrano”, que fuera exonerado por revelar información no permitida. Entre los secretos, se encuentra la cantidad de bajas británicas en el conflicto armado, y el ocultamiento de los cuerpos de los soldados británicos responde a la necesidad de sostener la falsa versión que ellos sufrieron menos bajas que nosotros.
 
            Luego cita a Gary Clement, al que presenta como ex comandante de la Royal Marine, quien se habría lamentado acerca de que “el anterior cementerio era mucho mejor, es una vergüenza lo que han hecho…recuerdo que las familias habían dejado rosarios, flores y fotos en todas las tumbas…era un lugar especial. En cambio, ahora no hay nada, te hace sentir como si estuvieran abandonados. Como soldado británico, no me gustaría estar enterrado ahí de esa manera. Es una vergüenza para la Argentina ”.
 
            El hecho de que en el Cementerio no se mantengan los rosarios, las flores, las fotos y las placas depositadas por los familiares de los Caídos argentinos, es responsabilidad de los militares británicos, quienes al finalizar cada homenaje argentino, retiraban todos esos recuerdos y los guardaban en un depósito de la base militar de Mount Pleasant. Hoy, esas placas, esas fotos y recuerdos, junto a las viejas Cruces del Cementerio, son parte de la Muestra “Malvinas: Islas de la Memoria”, que itinera por toda la Argentina continental para honrar a quienes nos precedieron en la recuperación inconclusa de las Malvinas.
 
            Lanata también hace referencia a la Imagen de la Virgen de Luján, aún no integrada al conjunto del Monumento. Es bueno reconocer que nunca nadie en las Islas, ni autoridad británica alguna, objetó ese Sagrado Símbolo de nuestra Fe. No entendemos por qué Lanata, hace referencia a la ausencia de la Imagen. Ella irá – siempre lo dijimos-, el día que se inaugure el Monumento, por cierto con no menos de un familiar por cada Héroe Caído.
           
Concluye el periodista que “en Darwin está Puerto Argentino: hay cruces despintadas, y bosta de oveja entre las tumbas, y un viento que nunca termina de soplar”. Es cierto que en el Cementerio de Darwin está la principal trinchera argentina de Malvinas. Allí estará para siempre, aún después de regresar bajo nuestra soberanía. Lo de las ovejas tiene arreglo, lo del viento, no. El viento somos nosotros, que estaremos siempre soplando, arrimándonos a nuestros queridos muertos y a las Islas que recuperaremos algún día.
 
 
  Leandro de la Colina                Delmira de Cao            Héctor Cisneros
      Tesorero                                    Secretaria                      Presidente
 

 


Malvinas en las aulas, Falkland en los mapas



Según un cable de la agencia de noticias Télam los estudiantes secundarios de todo el país dispondrán de un cuadernillo especial para estudiar la posición argentina ante el caso Malvinas, según una iniciativa del Observatorio Parlamentario Cuestión Malvinas.

Según la información volcada por la agencia oficial de noticias la prueba-piloto, con buenos resultados, ya se hizo en la ciudad de San Juan.

Desde el Observatorio Malvinas sostienen "Pretendemos que sea el punto de partida para un proceso que debe darse de cara a los veinticinco años de la guerra: reflexionar acerca de por qué hicimos lo que hicimos, rescatando el tesón en la decisión de recuperarlas, pero remarcando el error de apelar a la guerra", dijo el diputado nacional Carlos Raimundi (ARI-Buenos Aires), que integra el Observatorio.

De catorce páginas, en pequeño formato y recurriendo a la imagen de un pingüino como guía del relato, el cuadernillo se divide en cuatro ejes temáticos:
* Los antecedentes históricos de la controversia.
* El origen de la disputa de soberanía.
* La situación actual.
* Los pronunciamientos de las Naciones Unidas, la Organización de los Estados Americanos y el MERCOSUR.

A lo largo de los capítulos, se explica cómo las islas fueron heredadas de España, las acciones del gobierno argentino hasta 1833 y cómo una flota real británica que arribó aquel año expulsó a las autoridades argentinas y los pobladores.

El relato avanza sobre las protestas del país a nivel bilateral y multilateral y cómo Gran Bretaña sigue negándose a aceptar las resoluciones de la ONU para retomar las negociaciones por soberanía.

La postura argentina consistió desde entonces, según resume el libro, en pactar entendimientos transitorios con Londres sobre cuestiones prácticas relacionadas con el Atlántico sur, sin renunciar a reclamar esos territorios australes como propios.

Desde su creación, hace cinco meses, la confección y distribución del cuadernillo es una de las actividades más importantes desarrolladas por el Observatorio Parlamentario sobre Malvinas.

Digamos que hasta aquí todo muy bien, tal como decimos en MAPUEN el Observatorio Parlamentario Malvinas tiene una política de cabotaje en relación a la cuestión Malvinas.

Que podemos sintetizar en "Malvinas en las aulas, Falkland en los mapas".

El Kirchnerismo, lo que menos ganas tiene es de tener un inconveniente diplomático con Gran Bretaña por la cuestión Malvinas. Caso contrario no se comprende que la Cancillería argentina, luego de tres años de gobierno reclame a la Comunidad Económica Europea que las islas Falkland son aceptadas por la CEE como parte integrante de Gran Bretaña.

Si hablamos que realizar una política sería en relación a Malvinas, debemos por comenzar a denunciar los acuerdo de 1989 alcanzados por el gobierno de Carlos Saúl Menem.
Pero claro, este gobierno se anima a todo el revisionismo de cabotaje, se anima a hacerle una quita a los bonistas particulares y no a los organismos internaciones.

Se anima a hablar de Malvinas en las escuelas, pero le falta valor y dignidad para asumir la defensa de los derechos argentinos de la forma y en el lugar que hay que hacerlo.

El recién renunciado Federico Lorenz proponía un debate sobre Malvinas con motivo de cumplirse el 25 aniversario de la guerra de Malvinas, pero un debate de cabotaje... los milicos estaqueadores, los veteranos de derecha... digamos que ese es el matiz que le imprimió Lorenz al Observatorio Parlamentario Malvinas "de Cabotaje"