Editorial de: www.porsiempremalvinas.com.ar

LA VERGÜENZA DE LOS TREINTA AÑOS

a quien le quepa el sayo...

 

Así decidimos titular este editorial, debido a las innumerables notas vistas y escuchadas en los días previos y el mismo 2 de abril de este 2012.

Todos los entrevistados (ex-soldados rasos) con el mismo libreto,"teníamos hambre" "teníamos frío" "teníamos miedo" etc. etc., y quién no? acaso no recuerdan estos soldados que los británicos cuando tomaban prisioneros lo primero que hacían era despojarlos de sus camperas y ponchos ya que ellos no tenían en su gran mayoría (a excepción de la tropa de élite) equipo adecuado? o piensan que los ingleses vinieron a estos lugares tan australes de excursión? Incluso escuchamos a uno que dijo que fue llevado a Malvinas cuando le faltaban solo 15 días para la baja,(...) por lo que estaba particularmente resentido, al parecer el echo de que  faltaban sólo 15 días para finalizar el período de servicio obligatorio, lo eximía de cumplir con su deber y su juramente de defender la Patria  y acotemos como detalle al margen que si formaba parte de la última baja demorada era por ser un pésimo soldado, ya que los de mejor desempeño y conducta eran los que primero obtenían este beneficio. Que diferencia con el soldado (HÉROE DE MALVINAS) Jorge Oscar Llamas C 62 que habiéndose retirado en la primera baja y siendo hijo único de madre viuda, lo cual lo eximía de toda obligación, se presenta en el GADA 601 donde había cumplido su adiestramiento militar para incorporarse como voluntario, al grupo de artilleros antiaéreos que descollarían en Malvinas. Este héroe encontró la muerte el 3 de junio de 1982 cuando el director de tiro en el que prestaba servicio es alcanzado por un misil inglés anti radar pereciendo junto a sus compañeros de dotación.  

Acaso pensaban y aún piensan estos caballeros que una guerra es un lugar de esparcimiento, o un paseo trivial ?  Cualquier entrenamiento de batallones profesionales de países como los EE.UU., Gran Bretaña, Rusia, etc. supera con creces las dificultades y vicisitudes que padecieron nuestros combatientes .

Por individuos como estos es que el General  J. MOORE dijo en algunas notas refiriéndose a ciertos grupos : "El joven y poco voluntarioso soldado argentino" excepción echa del BIM 5 al que elogiaron todos los británicos, por su entereza, y valor los que siguieron combatiendo aún después de la rendición de Puerto Argentino y debieron deponer su valiente actitud sin ser doblegados por el enemigo cuando agotaron la munición, dando un ejemplo de lo que debe entregar un soldado. También es menester reconocer la impecable preparación militar y psicológica que poseían y que era norma en los batallones de infantes de marina. Curiosamente no hemos escuchado nunca una queja o crítica de alguno de estos integrantes, posiblemente por ello, no se los convoca para reportearlos, ya que al demostrar valor y coraje sin "llorar" sus penurias "arruinan" el fin perseguido en la nota.

Al ingresar al servicio militar se le decía al recluta, "el soldado puede hacer cualquier cosa menos tener familia" y esto era literal, pero muchos lo tomaban con sorna y humor, pensando en que nunca iban a tener que demostrarlo. Los "SOLDADOS" los verdaderos soldados asumieron su papel, lucharon a brazo partido, aceptaron los inconvenientes y los riesgos y demostraron valor y entereza, pero como es norma en las sociedades, no siempre se recuerda a los que batallan en silencio, sino a los que a modo de gansos gritan por doquier.

Desde siempre y para siempre, el soldado es el elemento "consumible" de la situación, eso es así y lo seguirá siendo. En las distintas guerras Fueron millones los que murieron no sólo por el fuego enemigo, también lo fueron de hambre, frío, mutilaciones etc. siempre fue así y lo será, esa es la regla y secuela de la guerra, y quien no lo comprenda es necio, estúpido o como ocurre en nuestro país tanto en lo político, como en lo social y periodístico, es argumento para conquistar a las masas estupidizadas por sensiblerías y  falta de conocimiento, como así también poco patriotismo y espíritu de sacrificio.

Que vergüenza sentirían nuestros próceres, nuestros combatientes que liberaron la Nación y medio continente en esa guerra de la que sólo mencionamos las victorias sin detenernos a pensar en los miles que murieron para que hoy tengamos una Nación independiente (...) O acaso piensan que esas conquistas fueron realizadas en partidas de dominó ? Valientes sin obligaciones militares ni condicionamientos más que el amor a la patria los impulsaban como en las invasiones inglesas de 1806 y 1807 en que defendieron a Buenos Aires no sólo un ejercito (poco regular por cierto) sino mujeres y niños y el caso de los miles de voluntarios incorporados a los ejércitos del Gral. San Martín o del Gral. Martín Miguel de Güemes y sus temibles gauchos salteños.  Regaron con su sangre el bendito suelo por el que combatieron y que sentían suyo, en definitiva Su Patria.

Muchos de los que hablan y critican serían incapaces de arriesgar ni tan siquiera su conexión de Videocable ante una hecatombe nacional. Entonces señores, quitémonos las caretas, basta de críticas y estupideces naturales, aunque indeseadas de una guerra y centrémonos en reconocer los objetivos auténticos y patrióticos.

Es vergonzoso ver las publicaciones de diarios y revistas como así las notas televisivas, todas ellas emplean un mismo patrón, no les interesa asesorarse, investigar, indagar e informar adecuadamente, Para qué ? es mejor darle al vulgo lo que quiere, es económico y no representa esfuerzo. La mayoría de las notas realizadas por periodistas (...) que ni siquiera habían nacido en ese entonces y que conocen y se interesan tanto en el tema, como lo hace un renacuajo por los valores de Wall Street, todo alentado en el marco de la desmalvinización militar y aunque se lo disfrace de otras maneras, los políticos usan Malvinas, como usan a los jubilados y a los pobres, como tema sensiblero para una masa de desinformados, o lo que es peor, gente que no vivió esos momentos y se la alecciona (estupidiza ?) convenientemente.

Por ello titulamos este editorial como la vergüenza de los treinta años. No representamos intereses militares ni civiles de ninguna especie, sólo pretendemos mantener incólume nuestro respeto por la causa, por los verdaderos combatientes, que fueron mayoría y por la memoria de nuestros héroes.

MdP Bs As Argentina Abril de 2012