Acto conmemorativo llevado a cabo en Mar del Plata, Provincia de Buenos Aires, el 2 de abril de 2008.

En esta oportunidad asistimos a un acto conmemorativo y a su término encontramos más puntos positivos que destacar que negativos para criticar, pero es menester puntualizar lo que a nuestro criterio son unos y otros.

La primera y más reconfortante satisfacción fue la concurrencia.  En esta oportunidad fue mucho más numeroso el público que asistió al acontecimiento, muy probablemente contribuyó a ello la excelente jornada que se presentó desde lo climático, pero sin importar mucho la razón fue gratificante ver tantas personas reunidas en torno a la plaza  que alberga el monumento que recuerda la gesta de Malvinas. No obstante consideramos escaso el público presente en relación a la cantidad de habitantes y la relevancia del acto, pero, algo es algo.

La escasa participación a nivel general se denota en los edificios ubicados exactamente frente a la plaza en que se encuentra el monumento y sitio en el que se llevó a cabo el acto y observamos sólo dos o tres banderas, realmente nos parece poco.

En segundo lugar fue igualmente grato enterarnos de la formación y presentación oficial de la Comisión de Hijos de ex soldados combatientes en Malvinas, formada por jóvenes de edades comprendidas entre los 18 y 20 años, algunos quizá un poco menos, que asumieron la responsabilidad de mantener viva la llama del recuerdo de esta gloriosa gesta y ya en sus primeros pasos como institución organizaron un programa que comprende la celebración de "la semana de Malvinas" entre el 7 y el 13 de abril, en la que se llevarán a cabo reuniones diarias con charlas debate, muestras fotográficas, videos, charlas con ex combatientes e hijos de los mismos, finalizando el domingo 13 de abril con un gran festival de música en la plaza de Malvinas. Solicitan a los asistentes que colaboren con algún alimento no perecedero para los comedores comunitarios marplatenses.

Apoyamos desde aquí esta loable iniciativa.

Otro hecho destacable y reconfortante fue el discurso que dirigiera a la población el intendente del partido de Gral. Pueyrredón, contador Gustavo Pulti. Pocas veces fuimos testigos de una alocución tan medida, certera en sus conceptos, conciliadora y reivindicatoria, la que fue interrumpida en varias oportunidades por el espontáneo aplauso de los presentes. Incluso a la finalización del acto tuvimos oportunidad de conversar con dos ex combatientes que asistieron al mismo, el S. Oficial Mayor (RE) Mazzatestta y el S. Oficial Mayor (RE) Santoro los que manifestaban el mismo tipo de satisfacción.

Un suceso inesperado vino a empañar la magnífica jornada cívica. Fue en el momento en que un integrante del centro de ex combatientes dirigía la palabra al público - y dicho sea de paso su discurso resultó largo, tedioso y cargado de reclamos y resentimientos - en un momento tuvo una infeliz expresión referida a la controversia que se planteó desde hace mucho sobre el concepto de "ex combatientes". Este centro, al igual que algunos otros de distintas localidades pretenden erróneamente reconocer como ex combatientes únicamente a aquellos que se desempeñaron durante la guerra, dentro del perímetro de las islas. Nosotros desde nuestra página (en el ítem, ¿Veteranos de Guerra? hacemos referencia a este error de concepto y nos explayamos convenientemente  Pero este desubicado individuo utilizó una forma soberbia y ofensiva de expresión que enardeció a los aludidos que se hallaban presentes y originó una reacción que pronto paso de las palabras a los hechos registrándose un enfrentamiento a golpes de puño que fue prontamente sofocado por la policía presente en el lugar.

En la foto vemos al intendente de Mar del Plata, Contador Gustavo Pulti,

a su izquierda su Sra esposa y  a su frente nuestra colaboradora